Las últimas lluvias llevan el optimismo a los agricultores de Palencia

Aspecto que ofrecía este jueves el pantano de Aguilar de Campoo. /Nuria Estalayo
Aspecto que ofrecía este jueves el pantano de Aguilar de Campoo. / Nuria Estalayo

El campo ha pasado de la catástrofe de 2017 a la esperanza en la nueva campaña

PILAR ROJOPalencia

Con la resaca aún de una de las peores cosechas que se recuerda en varias décadas por la fuerte sequía que durante 2017 protagonizó la climatología palentina, los agricultores encaran ahora una nueva temporada con un optimismo renovado por las continuas lluvias que están registrándose en la parte final del invierno y que los meteorólogos auguran para buena parte de la primavera.

La campaña de riego se inaugura todos los años el 1 de abril y la situación a la que se enfrenan este año poco tiene que ver con la de hace exactamente doce meses. Las lluvias han permitido que los pantanos hayan subido ligeramente en relación a marzo del año 2017, además hay nieve en las montañas que cuando llegue el calor el deshielo transformará en agua para el riego también, y las predicciones apuntan a que, al mes durante el mes de marzo, seguirá lloviendo.

Los agricultores, sin embargo, prefieren mostrarse cautos. Las organizaciones agrarias insisten en que aún es demasiado pronto para lanzar las campanas al vuelo, aunque también reconocen que las tierras ofrecen un aspecto mucho más mejorado que el año pasado. Y ese optimismo afecta a la inmensa mayoría de la geografía provincial. Mientras que hace un año, muchos profesionales del campo se planteaban por estas épocas si sería rentable invertir en todo lo que conlleva preparar el suelo, estas lluvias que parece ser que se mantendrán varias semanas han animado a los agricultores a comenzar a echar nitratos y herbicidas en el campo. Probablemente luego haya que lidiar con otros problemas ya casi históricos, como son los precios, pero de momento «la situación agronómica es buena», según reconoce el presidente provincial de Asaja, Honorato Meneses.

Las organizaciones agrarias siguen recordando, no obstante, los problemas que arrastra el regadío en la provincia. El sistema Pisuerga no está aún en buenas condiciones para el riego, y el Carrión, el más numeroso porque da servicio a más de 50.000 hectáreas en la provincia, sigue padeciendo un déficit de infraestructuras desde hace más de treinta años. La capacidad de los tres embalses que dan servicio a las tierras del Carrión es claramente insuficiente, por lo que se depende en buena parte del trasvase de agua desde el pantano de Riaño, una servidumbre que cada año genera más conflictos entre los agricultores leoneses, que se niegan a trasvasar lo que consideran «su» agua a otra provincia, y los palentinos, que recuerdan que han pagado una parte importante de esa obra de trasvase y que, en última instancia, no son los profesionales, sino la Confederación Hidrográfica del Duero, la que toma decisiones.

El ultimo informe de la Confederación Hidrográfica del Duero, correspondiente a la jornada de ayer, 15 de mazo, revela que los pantanos están ahora al 46% de su capacidad, mientras que la media de los últimos años ha estado al 67%. La situación de los tres pantanos del sistema Pisuerga (Requejada, Cervera y Aguilar) es en términos generales algo mejor que hace un año. Sin embargo, el sistema Carrión, que aporta agua a una extensa zona de la provincia de Palencia, ha mejorado considerablemente. Los embalses de Compuerto y de Camporredondo tienen capacidad para 165 hectómetros cúbicos y, en la jornada de ayer, almacenaban ya 95 entre los dos. Algo menos que los 118 hectómetros cúbicos que representan la media de la última década, pero aún así una cantidad más optimista que la del año pasado, sobre todo unida a unas previsiones también positivas.

En cuanto al sistema Pisuerga, los tres embalses que integran la cuenca, se encuentran en una situación similar a la del año pasado, con un total de 180 hectómetros cúbicos entre los tres embalses. La situación ha mejorado ligeramente en los embalses de Requejada y Cervera y está algo peor que el año pasado en Aguilar.

Los agricultores sufrieron durante el año pasado 140 millones en pérdidas por la sequía en la provincia de Palencia, una cifra que se eleva hasta los 500 millones si se analiza toda la comunidad autónoma. En cifras de producto, la cosecha media en la provincia de Palencia en cereales es de un millón de toneladas, mientras que el año pasado fue de 80.000, lo que evidencia el desastre que trajo consigo la falta de agua.

Calendario agrícola

Y si en algo más coinciden todas las organizaciones agrarias es en que este año habrá una campaña muy corta. El calendario agrícola marca el 1 de abril como la fecha oficial en que se da el pistoletazo de salida para la campaña de riego, pero si se mantienen las lluvias en las próximas semanas, como se prevé, podría prolongarse el inicio algunas semanas. También es previsible que acabe pronto. Pero, como todos aseguran, una temporada no se valora por su duración, sino por sus resultados, por lo que se cree que puede ser corta pero buena.

Todo ello hablando de los cereales, porque si se analiza la situación del sector ganadero, también muy presente en la provincia de Palencia, fundamentalmente el ovino, el pesimismo puede adueñarse de los líderes agrarios. Los bajos precios y la importación de productos de otros países ha llevado al sector ganadero a una crisis que ahora toca fondo y los sindicatos creen que es momento de que las administraciones respondan y den la cara definitivamente en defensa de un producto básico.

La ganadería de ovino y de vacuno representa una de las grandes preocupaciones de las organizaciones agrarias, que también se enfrentan este año a una negociación de la PAC y a los eternos problemas de precios que, según denuncian todas, en muchos casos no llegan a cubrir los costes de producción, y eso origina que para muchos profesionales no sea rentable trabajar e invertir en una campaña que, independientemente del tiempo, apenas dejará beneficios.

El último de los problemas que han planteado, una vez que han comenzado a extender herbicidas y tratamientos por los terrenos de la provincia de Palencia, son las plagas. Los conejos son ahora el principal riesgo para las cosechas, fundamentalmente en la zona sur de la provincia de Palencia. Y, aunque al final lo que importa es el tiempo, y eso no es previsible, las previsiones son muy buenas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos