El Tribunal Supremo da la razón al capitán de Tráfico de Palencia

Comandancia de la Guardia Civil de Palencia. / Antonio Quintero

El Alto Tribunal rechaza un recurso contra una sentencia de la Audiencia que fija una indemnización por acusarle de presionar para que se pongan más multas

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

El Tribunal Supremo ha puesto fin al largo proceso judicial que ha enfrentado al capitán del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en Palencia, José Antonio Gutiérrez, con la Unión de Guardias Civiles y su secretario general, Manuel Mato, después de que este último manifestara en octubre de 2013 en una rueda de prensa que en Palencia los guardias civiles de Tráfico recibían presiones de los mandos para multar a los conductores. Además, acusó directamente al capitán de cobrar «varios miles de euros» al año como compensación por llegar a determinados objetivos.

Después de más de tres años de demandas y recursos en ante las diferentes instancias judiciales, el Tribunal Supremo al fin ha dado la razón al capitán José Antonio Gutiérrez, al que ha asistido el letrado Ignacio Brágimo Abejón, y ha rechazado el recurso de casación presentado por la Unión de Guardias Civiles y Manuel Mato contra la sentencia dictada en mayo de 2016 por la Audiencia Provincial de Palencia. El Supremo ratifica de esta forma el fallo de la Audiencia e impone expresamente el pago de las costas judiciales a los recurrentes.

Inicialmente, los tribunales dieron la razón a la Unión de Guardias Civiles y a su secretario general, Manuel Montes, cuando desestimaron la primera demanda presentada por el capitán de Tráfico al entender que se había producido una intromisión ilegítima en el derecho al honor.

3.000 euros

El oficial de la Guardia Civil recurrió entonces a la Audiencia Provincial, que sí le dio la razón. Estimó su recurso y condenó a los demandados a abonar solidariamente al capitán de Tráfico la cantidad de 3.000 euros y a que a su costa se publicase el encabezamiento y fallo de la sentencia en los periódicos El Norte de Castilla y Diario Palentino.

Este es el fallo que ha confirmado ahora el Supremo, que ha desestimado el recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia. El Alto Tribunal ha considerado que «es cierto que en la rueda de prensa litigiosa, don Manuel Mato hizo una crítica relativa al funcionamiento en general de los subsectores de tráfico, sobre todo en Castilla y León, pero también lo es que en un determinado momento identifica al demandante como capitán del subsector de tráfico de Palencia, sobre el que, bajo el pretexto de realizar crítica y transmitir información sobre determinados aspectos de la Guardia Civil de Tráfico, viene a afirmar que quien ejerce una concreta presión ilícita y quien obtiene beneficio de ello en la provincia de Palencia, en lo que se refiere al subsector de tráfico de la misma, es el actor, y ello constituye en sí mismo una expresión de evidente descrédito al demandante, quien, por otra parte, no es un personaje público sujeto a una mayor critica, sino un funcionario, aunque su actuación profesional puede tener trascendencia o incidencia pública».

Asimismo, el Supremo recuerda que para que prevalezca la libertad de información, alegada por la Unión de Guardias Civiles y por Manuel Mato, por encima del derecho al honor es necesario que la información aportada sea verdad o que se hayan tomado todas las medidas necesarias para intentar averiguar la verdad, «lo que no ocurre en este caso».

Manuel Mato señaló en su día que, aunque su agrupación no disponía de datos concretos, a pesar de habérselos pedido en reiteradas ocasiones a los responsables de Tráfico, estimaba que en cinco años se había producido un incremento de en torno al 15% en el número de denuncias cursadas. El secretario general de UGC explicó también que los guardias que no llegaban a un mínimo de denuncias al mes eran castigados con la retirada del complemento de seguridad vial, una asignación fija de 200 euros que tienen todos los agentes de Tráfico.

Fotos

Vídeos