Torquemada sigue fiel a sus encierros

Uno de los encierros de Torquemada. / Luis Antonio Curiel

Los vecinos se implican con unos festejos taurinos que finalizarán el martes

LUIS ANTONIO CURIELTorquemada

La noche intensa del sábado dio paso a una nueva cita con los tradicionales encierros de Torquemada. A las 9:00 horas, jóvenes y mayores se congregaron en la Peña ‘To-K-2’ para coger fuerzas con una sabrosa pancetada y empanada, organizada por las peñas ‘To-K-2’ y ‘Despistaos’. Acto seguido, tuvo lugar el animado pasacalles a cargo de los Dulzaineros Hermanos Blanco. Poco a poco, el recorrido de los encierros fue recobrando vida y los más valientes bailaron al ritmo de la música. También algunos niños acudieron a ver los encierros y preguntaban impacientes, ‘¿cuándo sale la vaquilla?’.

La Comisión Taurina de Torquemada fue revisando cada una de las puertas del recorrido y velando por el control de los asistentes, que evitan que corran personas bajo los efectos del alcohol y menores. Todo listo para el comienzo de los encierros, que fue avisado por los cohetes. La primera vaquilla estuvo muy animada y protagonizó un vistoso encierro, en el que los más valientes se lanzaron capote en mano para dar los correspondientes pases. Algunos jóvenes también improvisaron los capotes con chaquetas. Uno de ellos sufrió una aparatosa caída, por lo que tuvo que ser explorado por el médico asistente al festejo. El joven sufrió una lesión en el brazo y tuvo que ser intervenido en Palencia. La noticia corrió como la pólvora y se convirtió en el tema de conversación en los corrillos de las talanqueras.

A continuación soltaron una de las vaquillas más grandes, que pocos se atrevieron a correr. La vaquilla campaba a sus anchas y no quería regresar a los toriles, por lo que la Comisión Taurina tuvo que poner su artefacto en funcionamiento para devolverla de nuevo a los corrales. En el encierro salieron otras vaquillas, prolongándose hasta media mañana en un ambiente festivo muy especial, que congregó a numerosos peñistas, vecinos de la localidad y aficionados taurinos del Cerrato, Palencia y otras ciudades cercanas.

Torquemada ya ha celebrado tres de sus seis encierros tradicionales durante el pasado fin de semana, enmarcados en las Fiestas Patronales en honor a la Virgen y San Roque. Hoy la localidad cuenta con un encierro ecológico y mañana celebrará dos encierros, uno matutino a las 10:00 horas y otro vespertino a las 19:00 horas. El miércoles, festividad de San Roque, Torquemada despedirá sus fiestas con el tradicional encierro vespertino a las 19:00 horas. “El Ayuntamiento de Torquemada sigue apostando por el desarrollo de los encierros tradicionales, que son el eje principal de nuestras fiestas. La masiva presencia de aficionados en los distintos encierros refleja un claro apoyo a nuestra tradición como parte cultural de nuestras fiestas”, destacó Jorge Domingo Martínez Antolín, alcalde de la localidad, que anima a todos los aficionados a disfrutar del ambiente de los tres últimos encierros. De hecho, desde 2014 el Ayuntamiento de Torquemada ha apostado por una promoción de los encierros con cartelería y vídeos para acercar estos festejos tradicionales a aficionados y simpatizantes. La organización de los festejos taurinos corresponde a la empresa ‘Albero Norte’, que cuida todos los detalles relacionados con el mundo taurino y cada año selecciona la mejor ganadería para los encierros. En esta ocasión, el ganado que desfila por las calles torquemadenses es de la acreditada ganadería de Valdefresno, de la localidad salmantina de Tabera de Abajo.

Para cada encierro, Torquemada cuenta con la Comisión Taurina formada por quince miembros liderados por Segundo Meneses, que es el vecino que más años lleva formando parte de la Comisión, que juega un papel decisivo en los encierros. En los últimos años, han entrado jóvenes para colaborar con la Comisión y tomar el relevo en las tareas de organización del encierro, como el cuidado del ganado, la coordinación del ganado que sale cada día, la recogida del ganado cuando acaba el festejo, el cuidado del orden, la seguridad dentro de todo el recorrido, la revisión de las talanqueras y además garantiza el trato adecuado a la ganadería, entre otros cometidos. Los encierros también cuentan con un ‘director de lidia’, que es el encargado de intervenir con un capote en el caso de que se produzca una embestida; personal y medios sanitarios y la Guardia Civil. En cada uno de los encierros se invierten aproximadamente 3.000 €uros, que incluyen las vaquillas y el coste en lo relativo a la seguridad, que es el pellizco más fuerte.

La afición taurina se deja sentir por las calles de Torquemada, que continuarán durante los próximos días con sus encierros, en los que los más valientes podrán demostrar sus destrezas y habilidades, conscientes de que ya no podrán hacerlo en la villa cerrateña hasta el próximo año.

Fotos

Vídeos