Tensión en la salida de los autobuses urbanos de Palencia

La Policía hace un cordón para permitir el paso de uno de los autobuses./Manuel Brágimo
La Policía hace un cordón para permitir el paso de uno de los autobuses. / Manuel Brágimo

La Policía tuvo que contener a los sindicatos que consideraban abusivos los servicios mínimos iniciales, que se han podido después pactar a la baja con la empresa

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

No ha resultado tranquila la salida de los autobuses urbanos de Palencia en la primera jornada de huelga. El decreto de Alcaldía que fijaba unos servicios mínimos, que según el Ayuntamiento eran del 50%, pero que en realidad se elevaban al 57% de los servicios diarios, no fue recibido de buen grado por los trabajadores, que, desde primeras horas de la mañana se han concentrado ante las cocheras de Palbús para protestar por el bloqueo en la negociación del convenio.

Los trabajadores han entorpecido la salida de todos los autobuses hasta que han logrado llegar a un acuerdo con la dirección de la empresa para fijar otro cupo de servicios mínimos. Finalmente, los responsables de Palbús han aceptado una propuesta sindical que establece unos servicios mínimos en torno al 47%, con un autobús por línea y solo un refuerzo hasta las 10:30 horas en la línea 2, la de mayor número de usuarios.

La propuesta inicial del Ayuntamiento, que se elevaba al 67%, fue recibida con un hondo rechazo por los trabajadores, que desde los primeros momentos de la mañana se interpusieron en la salida de los autobuses, provocando retrasos de entre un cuarto de hora y media hora. La tensión fue creciendo en algunos momentos, lo que provocó enfrentamientos entre la Policía Nacional y algunos sindicalistas, dispuestos a impedir la salida de más vehículos.

El acuerdo entre trabajadores y empresa, que ha sido entregado ya al Ayuntamiento, logró templar finalmente los ánimos y se logró que saliera a la calle el autobús de la línea 3 con dos horas de retraso.

Durante toda la jornada circulará solo un autobús por línea, con lo que la frecuencia de paso será muy superior a la de un día normal. Así, el promedio de paso por las paradas dependerá de la longitud de la línea, pero se aproximirá a una hora, y en algunos casos, algo más.

La huelga se ha convocado de forma indefinida y la próxima reunión para negociar el convenio no está fijada hasta el viernes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos