Soterramiento corto o mejora de los pasos que cruzan las vías, no hay otras opciones

Trazado del ferrocarril en Palencia./El Norte
Trazado del ferrocarril en Palencia. / El Norte
Palencia

El alcalde de Palencia asegura que hay que ser valientes y asumir que no habrá soterramiento completo y que la nueva propuesta del reducido es también casi imposible

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Las críticas de Ganemos y el anuncio de posibles movilizaciones por la ausencia de un proyecto definitivo para la integración del ferrocarril no suponen en principio ningún tipo de preocupación especial para el alcalde, Alfonso Polanco, quien ayer reiteró que no se están dando palos de ciego ni intentando remover la polémica, sino trabajando con intensidad en la búsqueda de una opción definitiva para el problema de movilidad que suponen las vías del tren.

Las declaraciones del alcalde, que al fin y al cabo, coinciden con las demandas de Ganemos, llegan tras la crítica de esta formación izquierdista por el anuncio del regidor de que Adif había comenzado a elaborar un estudio para un posible soterramiento corto, puesto que la propuesta de 3,5 kilómetros, entre la calle Matías Nieto Serrano y los Tres Pasos ha quedado totalmente descartada por razones técnicas y económicas.

Noticias relacionadas

Polanco explicó ayer que hay que ser valientes de una vez por todas y asumir que ese anhelado soterramiento largo no podrá llevarse a cabo y que ha quedado definitivamente descartado, por lo que, en estos momentos, se trabaja en buscar una solución definitiva que sea realista con las necesidades de la ciudad y la situación económica del momento.

El alcalde, ante las preguntas de los periodistas, redujo a dos las posibilidades que se barajan en estos momentos, ese soterramiento corto que estudian los técnicos de Adif y del que apenas ha trascendido algún dato más, y un proyecto de mejora de la permeabilidad entre los dos lados de las vías, similar a la apuesta que ha hecho la ciudad de Valladolid, una vez que también ha descartado por completo la opción del soterramiento.

Con respecto al hundimiento de solo un pequeño tramo de las vías (soterramiento corto), el alcalde indicó que se trata de una posibilidad aún en estudio, pero que ya puede avanzarse que resultará muy compleja de llevar a cabo, tanto técnicamente como económica, puesto que, además del gasto en enterrar las vías, deben, según recordó el regidor, presupuestarse otros ochenta millones de euros para desviar el trazado del arroyo de Villalobón, puesto que el emisario actual, a pesar de haberse encauzado de nuevo y haberse gastado seis millones en una ampliación, no es suficiente para contener una crecida similar a la que sucedió en el año 1997 cuando las aguas de este riachuelo anegaron el barrio de Pan y Guindas.

Como en Valladolid

«El Ayuntamiento solo habla de lo que se está haciendo, y lo que se está haciendo es buscar soluciones posibles y reales. Hasta ahora, se ha demostrado que lo que se proponía no era posible. Ahora lo que estamos barajando son soluciones posibles. Y hay dos, una, un soterramiento corto, y ya digo desdse hoy que es muy difícil, porque hay una inversión importantísima y hace falta que el Gobierno de España asuma un compromiso importante, y, además, tenemos otro problema que es el arroyo de Villalobón, que cuesta en torno a otros ochenta millones de euros, y que es necesario hacer. Y la otra solución posible es la misma opción que Valladolid, que consiste en mejorar la permeabilidad de los pasos tanto subterráneos como aéreos», explicó Polanco.

El regidor explicó que lo único que se puede hacer por el momento es informar de los pasos que está dando Adif, y señaló que la convocatoria de la Mesa del Ferrocarril sería precipitada, porque se está en un momento previo, de estudios técnicos. «Las decisiones se tomarán cuando tengamos las herramientas necesarias para poderlas tomar», aseveró el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos