«El sexo está sobrevalorado y el abuso se ha instalado»

Fernando Guillén Cuervo./Marieta
Fernando Guillén Cuervo. / Marieta

El actor Fernando Guillén Cuervo protagoniza este jueves ‘Oleanna’ en el Teatro Principal de Palencia

FERNANDO CABALLEROPalencia

John y Carol son los protagonistas de ‘Oleanna’, de David Mamet, novelista, ensayista, dramaturgo, guionista y director de cine estadounidense nacido en Chicago (Illinois) en 1947. Son un profesor y una estudiante universitaria, interpretada por Natalia Sánchez –la ‘Teté’ adolescente de ‘Los Serrano’–. Ella le pide en su despacho que le suba la nota de la asignatura que imparte, hecho que inicia una relación en la que el acoso sexual desde una posición de poder se convierte en el tema central de ‘Oleanna’. Fernando Guillén Cuervo (Barcelona, 1963), miembro de una familias de grandes actores y actrices, ha participado en numerosos trabajos en cine, teatro y televisión, y este jueves subirá al escenario del Principal de Palencia para representar al profesor (20:30 horas). Fernando Guillén responde a las preguntas tras una intensa sesión de rodaje de la serie ‘Servir y proteger’, que emite TVE en la sobremesa.

–¿Cómo lleva rodar una serie diaria?

–Es mucho trabajo, lo cual es de agradecer tener trabajo ahora mismo, y lo que sí supone también es un ritmo más frenético de grabación, se graba mucho más material... pero César Benítez, el productor de planos, siempre cuida mucho la calidad, y está siendo una serie diaria con mucha calidad. El personaje me encanta, estoy muy satisfecho con el trabajo.

–‘Oleanna’ es una obra de un autor norteamericano. El teatro de este país mantiene mucha potencia en España.

–Hay autores norteamericanos que tienen mucha vigencia, como Tenesse Williams o David Mamet. Son autores que tratan temas eternos. No sé si suscitan más interés o menos que en otros países, pero el teatro contemporáneo norteamericanos es muy bueno, casi una manifestación contemporáneo del nacionalismo, del racismo... A los actores nos gusta mucho.

–Esta obra es muy actual. Aborda el acoso sexual, que por desgracia está muy vigente.

–Lamentablemente está de moda. En estas dos décadas, desde que se escribió la obra, hemos derribado los grandes pilares del machismo agresivo, pero sigue existiendo un machismo latente y peligroso, como el que estamos viendo de acoso y en centros de poder, como podemos comprobar con este caso de Hollywood, que es un abuso desde el poder. A Bill Clinton le pasó lo mismo. En fin, es un tema que sigue muy vivo, con un micromachismo demasiado normalizado en la sociedad, el piropo, la canción sexista..., luego pasa lo que pasa. Como en San Fermín. Son señores normales que se van de fiesta y la diferencia entre ser un señor normal y cometer un delito de cárcel, con dolo, culpabilidad y alevosía, son cinco cubatas.

–¿Este macromachismo se puede corregir o al estar tan normalizado es difícil de erradicar?

–Estamos en el camino de eliminar también esto, eliminar el virus totalmente, no solo los síntomas más patentes. Nosotros en ‘Oleanna’ incidimos en ese micromachismo, sobre ese personaje aparentemente inofensivo o integrado socialmente, un profesor, un médico, un arquitecto... que tiene la bestia dentro. Sobre esto ponemos la lupa.

–¿Confía en que el cine, la literatura, en este caso el teatro, contribuyan a avanzar en este sentido?

–Lógicamente la cultura es un espejo de la sociedad y es su función. También cumple una función de entretenimiento, pero no podemos olvidar su primera virtud de transformación social que tiene el teatro. Por eso, de vez en cuando, hacemos funciones un poco más incisivas, interpretamos o escribimos textos que implican crítica social y denuncia. Es parte de nuestra labor como artistas.

–Citaba antes el caso de Hollywood. Como actor, ¿qué opina de ello?

–Primero, aplico la presunción de inocencia hasta que se demuestre la culpabilidad. Me acojo a mi sistema legal. Por otro lado, intuyendo que es verdad y lamentablemente viendo los testimonios de las víctimas, me parece inaudito que en nuestro mundo, que es comprometido socialmente y sensible, pueda ocurrir algo así. Es muy grave en cualquier ciudadano, pero cuando además tenemos cierta ventana social y podemos ser referentes para otros, me parece muy lamentable, muy irresponsable y muy infantil. El sexo está sobrevalorado en Occidente y el abuso se ha instalado. Como ser humano, no entiendo cómo un adulto puede actuar así.

–¿Cómo se trabaja con actrices de las generaciones jóvenes, como Natalia Sánchez?

–Increíblemente bien. Son gente con una formación extraordinaria en todos los sentidos, intelectual, dramática, musical...

–¿En qué proyecto anda ahora?

–Estoy escribiendo una serie, en este caso internacional, que está bastante avanzada. Es muy ambiciosa, de mucho coste. Estoy en plena gestión del proyecto. Es un paso más adelante de ‘El caso’ (serie creada y protagoniza por Fernando Guillén Cuervo) que estrenó su única temporada en TVE el año pasado]. Es una serie de ciencia-ficción, pero con hondura. Es una ciencia-ficción lo más seria posible.

Fotos

Vídeos