La sede del vicerrectorado de Palencia es distinguida como edificio singular

La vivienda del director de La Yutera, actual sede del vicerrectorado del campus palentino de la Universidad de Valladolid./A. Q.
La vivienda del director de La Yutera, actual sede del vicerrectorado del campus palentino de la Universidad de Valladolid. / A. Q.

Una placa que recordará que el inmueble figura en el registro ibérico DOCOMOMO

M. A.Palencia

La celebración del Día Internacional de la Arquitectura se ha convertido en un reconocimiento a la arquitectura enmarcada en el llamado movimiento moderno, que se cultivó entre 1925 y 1965. Esta jornada es aprovechada por los arquitectos para distinguir cada año un edificio singular de la ciudad, una iniciativa de la Fundación Docomomo Ibérico (Documentación y Conservación de la Arquitectura y el Urbanismo del movimiento moderno). La distinción ha recaído este año en la antigua casa del director de La Yutera, que ahora es la sede del vicerrectorado del campus de Palencia.

Proyectado en un año convulso para España como fue el de 1936 –en el que comenzó la Guerra Civil– este edificio moderno se construyó entre 1937 y 1938 y fue diseñado por el arquitecto Luis Carlón Méndez-Pombo (Villada, 1910-Palencia, 1988).

El complejo de La Yutera en su conjunto recibió la distinción de la Fundación Docomomo Ibérico en 2012. Si ‘el todo’ se llevó los honores en aquella ocasión, ahora le toca su turno a ‘la parte’, que hoy tendrá el privilegio de aparecer en la lista de edificios modernos amparados bajo la placa de esta organización internacional creada en 1990, con el objetivo de inventariar, divulgar y proteger el patrimonio.

La compañía de Azúcares y Alcoholes Ebro promovió la construcción de todo el complejo de La Yutera, que debe su nombre a que su función era, en un principio, la provisión de sacos de yute para las manufacturas de la compañía en toda España. Los tiempos han cambiado, en este emblemático edificio ya no hay yute, que ha sido sustituido por los libros y el material propio del campus universitario que alberga en la actualidad. De hecho, muchas de las personas que acuden a diario a La Yutera ni siquiera saben que el yute es una planta herbácea fibrosa, de la familia de las malváceas, de la que se extraen unas fibras textiles muy apreciadas en el pasado.

La fábrica de la compañía de Azúcares y Alcoholes Ebro se inauguró el 20 de diciembre de 1938, y sus instalaciones contaban con oficinas, garaje, portería, los anteriormente mencionados almacenes de yute y la vivienda del director que, desde hoy, lucirá con un distintivo que la reconoce como edificio singular de la arquitectura palentina.

La lista de la fundación está permitiendo poner en valor la arquitectura moderna con el objeto de conservar este patrimonio del siglo XX que, como es tan cercano en el tiempo, en muchos casos se está perdiendo en todo el país. Este año se van a colocar 21 placas en España y Portugal de las 214 que ya se han instalado desde el 2012, cuando nació esta iniciativa.

La simetría y el equilibrio de volúmenes del conjunto arquitectónico de La Yutera se rompe drásticamente con la vivienda del director, que se contrapone al lenguaje formal del conjunto. La delegada palentina del Colegio de Arquitectos de León, Pilar Díez, cree que la nueva distinción que se colocará hoy a este edificio está más que justificada. «Esta vivienda es un ejemplo que cumple con los parámetros estéticos y funcionales del movimiento moderno. Con esas cubiertas planas, esa altura con una segunda planta elevada. Tú ves ahora mismo el edificio y te parece que es contemporáneo, hecho actualmente, pero esta vivienda fue pionera porque se hizo a principios del siglo pasado», apuntó ayer la presidenta del Colegio de Arquitectos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos