«No hay sector que genere 7.500 empleos directos, pero parece que no existimos»

Domiciano Pastor. /Antonio Quintero
Domiciano Pastor. / Antonio Quintero

Domiciano Pasto deja después de 20 años la secretaría de UPA Palencia, que este jueves celebra su séptimo congreso provincial

J. OLANO Palencia

En noviembre de 1997 fue elegido secretario provincial de la UPA tras una fuerte crisis interna del sindicato, el nombramiento de una gestora, las primeras elecciones a cámaras agrarias... Una forma de plasmar toda su implicación en el sindicalismo agrario, que en Domiciano Pastor, siempre activo en movimientos sociales, germinó en la tractorada de 1977 en Frómista. Era entonces un chaval, como recuerda ahora a sus 65 años, cuando ha llegado el momento de dar el relevo al frente de la secretaría provincial de la Unión de Pequeños Agricultores. Lo hará este jueves en el congreso provincial que la organización agraria celebra en Magaz de Pisuerga.

En todo este tiempo, y con el objetivo de luchar por los intereses del campo y de los profesionales de la agricultura y la ganadería de Palencia, considera que ha logrado, con el apoyo de todas las ejecutivas y afiliados, tener una organización saneada, que funciona bien y de la que están satisfechos sus afiliados.

Su mentalidad del trabajo en común, su filosofía cooperativa (siempre compartiendo la maquinaria entre diferentes profesionales por ejemplo, e incluso el tiempo que ha repartido entre su familia y la organización), han prevalecido en su forma de trabajo, que en alguna manera despide ahora que cree es el momento.

Además, Domiciano Pastor, siempre más volcado en el sector remolachero, incluso presidió en 2010 la Asociación para la Investigación y Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera (Aimcra). También ha sido secretario de Relaciones Institucionales en la ejecutiva nacional de UPA, y lo que le sigue despertando un enorme interés y que no quisiera abandonar es la representación de su organización agraria en el Consejo Económico y Social de España, porque dice que ha aprendido mucho y que quiere seguir haciéndolo.

Ahora está en proceso de transición para dejar la secretaría general de UPA Palencia después de 20 años, y está tranquilo y satisfecho. «Tuve que asumir esto, casi porque me tocó, empezamos un grupo de gente que siempre me apoyó mucho y esa colaboración desinteresada ha permitido tener esta organización saneada que no debe nada a nadie. Y los socios están contentos de estar en UPA, queremos hacer un congreso de relevo generacional, y hemos conseguido una estabilidad y es lo que queremos celebrar. Y la organización de Palencia es hasta un ejemplo para otras de España. Nadie hemos pedido una nómina y cogemos nuestro coche para ir a una reunión o donde sea sin plantearnos más. Y esta es la manera de seguir», explica siempre muy sincero Domiciano Pastor.

–¿Cómo ha cambiado UPA en todos estos años y cómo es ahora?

–Llegamos aquí en 1997 y no teníamos ni un folio ni un bolígrafo. Pero la participación de los socios ha hecho que seamos una organización con cuatro sedes en Palencia, y con diez trabajadores que cobran sin problemas. Y no tenemos más que las cuotas y la participación de los socios para financiarnos. No tenemos ayudas, si bien estamos muy orgullosos de ser autónomos. La gente te deposita su confianza , por ejemplo la gestión de las ayudas PAC, y si no fuese por esa colaboración de los socios, no podríamos funcionar.

–¿Y en cuanto a número de socios?

–Con la bajada de activos en el sector, que hemos caído hasta los 4.000 cuando éramos 10.000 en la provincia de Palencia, no hemos bajado de afiliación en todos estos años. Y eso es un éxito para nosotros, seguir teniendo más de un millar de afiliados, y casi todos activos en la organización en cuanto a participación. Y lo que debemos poner en valor es que no hay sector como el nuestro, con 7.500 empleos directos. Es un dato para que las administraciones se lo tomen más en serio, y den una respuesta. Desde luego que Palencia es un referente en el sector del automóvil, pero es que en la agricultura y la ganadería, somos 7.500 empleos directos, y una gran mayoría sigue viviendo en los pueblos. No hay nadie que aporte más PIB que nosotros, y sin embargo, parece que no existimos. Si estornuda Renault, todas las administraciones se pone en pie, pero nosotros tenemos pulmonía desde hace años y nadie da respuesta.

–La entrada en Europa supuso un antes y un después...

–En los años 60, socialdemócratas y democristianos se inventan esto de Europa y pasamos a ser los mejores del mundo, pero a partir de los 80, empezamos a tomar los postulados del liberalismo económico y creímos que la tarea de los gobiernos era gestionar los mercados financieros y no los intereses de los ciudadanos y nos hemos equivocado . Y hemos perdido prestaciones sociales a pesar de que Europa tiene mucho dinero, pero en lugar de dedicarlo a los ciudadanos, lo hemos trasladado a fondos especulativos... ¿Como si Europa supone el 7% de la población mundial y el 20% del PIB mundial, no podemos atender a los ciudadanos? La globalización no se puede parar, pero se debe gobernar. Por ejemplo, los mayores tenedores de cereal del mundo son fondos de inversión, y no sabemos quiénes son.

–Algo bueno también habrá traído Europa...

–Desde luego, los males que tenemos se curan con más Europa, no con menos, y no cada uno en nuestro territorio, sino con organismos políticos cada vez más supranacionales. Si hay alguien que deba estar preocupado con Europa, son los agricultores, porque el 35% de la renta agraria son ayudas de la PAC. Es decir, de cada 100 euros, 35 le vienen de Europa, pero en un año tan malo como este, llegan a ser los 100, porque no ha entrado dinero por otro sitio. La PAC nos ha servido para estar donde estamos, todos sabemos lo que era este país y donde estamos ahora. España ha recibido más que ningún otro país en fondos Europeos y necesitamos seguir recibiéndolos.

–Muy a pesar de que la sociedad piensa que los agricultores solo viven de ayudas...

–No hay sector más dinámico que este. Porque todo el dinero que a un agricultor le viene de la PAC, lo gasta al día siguiente y todo lo invierte de forma multiplicada. La PAC se instituyó porque había que dar de comer a quien no tenía, y como han bajado tanto los precios de los productos, se han debido compensar las rentas de los agricultores. Todos los países desarrollados tienen unas compensaciones en las producciones agrarias. Lo demás son mitos malentendidos. A Palencia llegan todos los años 15.000 millones de las antiguas pesetas, es decir 90 millones de euros, y tenemos que defender la PAC con uñas y dientes toda la sociedad.

­­–¿Qué futuro ve al sector?

–En Palencia, tenemos explotaciones de leche de vacuno y ovino, también de regadío y secano, que son ejemplares, aunque eso no quiere decir que no tengamos que seguir evolucionando. Desde luego creo que el sector tiene mucho futuro, la velocidad de los cambios que van a producirse van a ser muy rápidos, sobre todo en el tema de la transformación de alimentos y nuevas tecnologías, porque hay que dar de comer a mucha población mundial.

­­–Las pequeñas explotaciones no tienen cabida en el futuro...

–Si, pero no se nos ha ayudado en una investigación para propiciar nuevos cultivos, para una transformación de los productos del territorio, no hemos tenido apoyos suficientes, por lo que cuando se ha caído una explotación, no se han planteado otros escenarios para mantenerse. Y los cultivos alternativos cada vez son más demandados por la sociedad, pero también, como buenos castellanos, nos ha faltado un poco de espíritu de riesgo, y nos ha faltado saber valorar más lo que tenemos.

–Se ha caracterizado por mantener una buena sintonía con otras organizaciones agrarias e incluso ha estado a un paso de dar el salto a la política...

–Creo que he conseguido tener una muy buena relación con las personas que han liderado en todo este tiempo Asaja Palencia, pero eso lo tendrán que valorar ellos, siempre sin renunciar a lo que cada uno piensa. Ahora estamos en alianza con COAG, que pienso es una buena acción sindical, en la que se viene trabajando ya un tiempo. Siempre desde el respeto a lo que somos cada organización, hay que tender puentes de colaboración, de los que estamos necesitados.

­–¿Qué le deja a su sucesor, que previsiblemente, tras el congreso de este 19 de octubre, será Raúl Azpeleta?

–Acabamos las asambleas comarcales para que participen los socios en el congreso y para invitar a quien quiera a tomar parte en los órganos de dirección porque hasta el último momento se pueden presentar nombres alternativos a la comisión ejecutiva. Aquí no hay herencias, no hay nada que heredar. Esto es de todos, también hemos devaluado todas las actividades de gestión social y política. Antes, ser un líder sindical era casi un prestigio y ahora lo contrario, y también me desazona no poder dejar una sociedad mejor a nuestros hijos que la que nos han dejado a nosotros. Se nos ha vendido un mensaje falso, que el liberalismo regula el mercado, y eso no es así, regula a favor del que más tiene. Y es algo en lo que debemos pensar la sociedad y la clase política, cuyo trabajo también debería ser más valorado porque también se ha devaluado mucho.

Fotos

Vídeos