Rodrigo Mediavilla, reelegido presidente de Nuevas Generaciones de Palencia

Rodrigo Mediavilla, en el centro, con la nueva ejecutiva de Nuevas Generaciones. /Marta Moras
Rodrigo Mediavilla, en el centro, con la nueva ejecutiva de Nuevas Generaciones. / Marta Moras

El líder de los jóvenes del PP aboga por «construir un relato más allá de la estabilidad y la tecnocracia»

FERNANDO CABALLEROPalencia

Nuevas Generaciones, la rama juvenil del PP, ha celebrado este sábado en el Hotel Rey Sancho su noveno congreso provincial, en el que Rodrigo Mediavilla resultó reelegido con el 97,6% de los votos. Tras la doble candidatura que se presentó en el anterior congreso, que Mediavilla ganó, este ha buscado integración de todas las sensibilidades que conviven en la formación.

Así, Roberto Martín, que entonces fue su contrincante, en la nueva ejecutiva ocupa el tercer puesto en el organigrama como coordinador general. El número dos, el secretario general, Víctor Torres se mantiene. 68 compromisarios participaron en el congreso y asistieron un centenar de invitados. Las dos ponencias que se debatieron fueron aprobadas por unanimidad.

Rodrigo Mediavilla lanzó en su intervención ya como reelegido presidente mensajes que son dardos a la actual dirección nacional del PP. Así, aseguró que «la reducción de la política a la mera gestión óptima es uno de los problemas del PP», y abogó por «construir un relato más allá de la mera estabilidad y de la tecnocracia, que sea más atractivo».

Mediavilla rechazó la ruptura generacional que proponen otros partidos, para afirmar que «somos todos los que tenemos construir España». El líder de los jóvenes populares aseguró que ahora están «sedientos» de liderazgo, «de un líder que levante la voz y grite con 100.000 lenguas, como decía Santa Catalina». Y el ejemplo de líder que anhela es Gregorio Ordóñez, dirigente del PP vasco asesinado por ETA. «Hace poco preguntamos a una representante vasca que qué diría ahora Ordóñez, y nos dijo que volver a los principios e ilusionar», señaló Mediavilla al término del congreso.

Asimismo, criticó duramente a la portavoz de Bildu en el Congreso de los Diputados, Marian Beitialarrangoitia, por asegurar que la prisión permanente revisable atenta contra la dignidad de las personas. Igualmente, mostró su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a su reivindicación de equiparación salarial con las policías autonómicas.

Rodrigo Mediavilla defendió el humanismo cristiano, al que definió como «la aspiración al bien común en contra de los intereses individuales». «Defendemos que la persona es el centro de la actividad política y el valor supremo de la libertad, así como la justicia social y las políticas sociales», aseveró. En el plano económico, el líder de Nuevas Generaciones abogó por un «desarrollo equilibrado que genera empleo». Por último, defendió el derecho a la vida desde que se gesta a hasta el fallecimiento de las personas y se mostró en contra de los vientres de alquiler.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos