«Nadie roba adormideras en mis cultivos, esto no es marihuana»

Cultivo de adormideras./AFP
Cultivo de adormideras. / AFP

El agricultor Manuel Fradejas explica las particularidades de esta planta, de la que sale el opio y que cultiva para la industria farmacéutica

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Si hay un cultivo alternativo que centra todas las miradas en el campo, ese es el de adormideras. La fama de esta planta está ligada a su alto contenido en alcaloides obtenidos de su savia, lo que le hace ser la base de medicinas como la morfina, la tebaína o la codeína, pero también de drogas tan potentes como la heroína.

Más información

Los anestésicos más fuertes usados en medicina dependen de este cultivo, y agricultores como Manuel Fradejas lo siembran desde hace años para la industria farmacéutica. Fradejas asegura que sembrar este tipo de plantas no tiene demasiados inconvenientes, más allá de los propios de un cultivo de regadío. No obstante, apunta que cada vez es menos rentable, ya que el mercado está controlado por solo una empresa, dadas las circunstancias especiales del producto.

Un cultivo como el de adormideras llamará mucho la atención. Y es que de esta planta salen opiáceos como la heroína o la morfina...

–Al principio sí que llamaba mucho la atención, pero como llevamos ya varios años plantando, la gente se ha acostumbrado. Empezamos a plantar en 1995 y lo dejamos en 2003, pero luego retomamos otra vez el cultivo hace tres años.

«La transformación de esta planta en droga es bastante complicada»

«La transformación de esta planta en droga es bastante complicada» Javier fradejas

¿Qué problemas y beneficios se puede encontrar una agricultor que siembre adormideras?

–Es una alternativa más para tener un cultivo de regadío. Los problemas pueden llegar, como en muchas explotaciones, si viene una primavera seca, porque esta planta necesita mucho agua. También el precio nos ha dado algún disgusto porque en vez de subirlo, lo han bajado. Además, hay un monopolio que complica todo un poco porque solo se puede sembrar esta planta mediante su control.

Parece lógico que sea así, porque de esta planta se pueden sacar medicinas, pero también drogas...

–Está claro. Por eso, seguramente, exista este monopolio.

¿Hay fuertes medidas de seguridad que rodeen a estos cultivos para evitar hurtos?

–La Guardia Civil sabe dónde están sembradas las parcelas, pero no hay robos porque para sacar droga de esta planta hay que llevar a cabo un proceso químico complicado. La adormidera no es como la marihuana, que se fuma la propia planta, esto es otra cosa. No he oído a nadie que se haya encontrado con robos en las tierras. Nunca ha habido problemas de esta clase y pensamos que es debido a que lleva una transformación bastante complicada.

¿Y cuál es el protocolo que se debe cumplir para sembrar adormideras?

–Una empresa te proporciona la semilla, después hay un técnico que te asesora semanalmente de lo que tienes que hacer. A la hora de recoger, la cosechadora la ponen ellos y también el transporte. La verdad es que no tiene muchas complicaciones. La semilla es muy pequeñita, similar al azúcar. De hecho, echamos un kilo y 600 gramos de semilla por hectárea. La siembra es muy superficial y la nacida es un tanto delicada, eso sí.

¿Es rentable para un agricultor sembrar adormideras?

–Antes lo era mucho más. Ahora, los beneficios se equiparan con el trigo porque no han movido los precios y los costes sí que se han subido.

¿Recomendaría a los agricultores dispuestos a cambiar de cultivo sembrar adormideras?

–Depende qué tipo de tierra tengan. En terrenos arcillosos es muy complicado hacerlas crecer. Las tierras de páramo con regadío son las más adecuadas para ellas. Depende de muchos factores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos