«La restauración de Santa María la Real es una parábola de la historia de España»

Peridis dedica el libro al diputado nacional del PP Miguel Ángel Paniagua. /Antonio Quintero
Peridis dedica el libro al diputado nacional del PP Miguel Ángel Paniagua. / Antonio Quintero

Peridis presenta su libro 'Hasta una ruina puede ser una esperanza' sobre la recuperación del monasterio

Fernando Caballero
FERNANDO CABALLEROPalencia

Arquitecto, dibujante y escritor. Desde hace pocos meses no suma otro de los adjetivos que caracterizaba a José María Pérez González ‘Peridis’, el de presidente de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, una entidad que creó con el objetivo de gestionar todo aquello que desde Aguilar de Campoo se dedica, por resumir, a la catalogación, conservación, restauración y difusión del arte románico. Peridis triunfa allí donde está presente. La conferencia que ayer organizó el Ateneo de Palencia para presentar su último libro, ‘Hasta una ruina puede ser una esperanza’ –que rememora la restauración del monasterio de Santa María la Real, que él promovió–, no fue menos.

Peridis no paró de dedicar libros, en algunos casos con retrato incluido, en los momentos previos a un acto que no quisieron perderse el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, y la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén. Un acto que se celebró en el auditorio de la Fundación EspañaDuero, que en estos momentos se encuentra en negociaciones con el Ateneo para que esta sala se convierta en sede de sus actividades.

Fotos

Peridis, también momentos antes de la conferencia, definió el libro, editado por la Fundación Santa María la Real, como «una historia de amor entre el monasterio y yo y un compromiso de matrimonio durante cuarenta años». A lo largo de 277 páginas y profusamente ilustrado con fotografías y dibujos, Peridis cuenta, la «aventura del monasterio hasta llegar a estos días y nuestra aventura para hacer que el monasterio llegue como ha llegado».

El libro, añade Peridis, es un homenaje al monasterio y al pueblo de Aguilar de Campoo y a Palencia. Recuerda los 500 socios que tuvo la Asociación de Amigos del Monasterio de Santa María la Real, promotora de la restauración y embrión de lo que hoy es la fundación, que «pusimos la primera piedra desescombrando aquello y llenándolo de contenido». Tras las restauración, vinieron las escuelas taller, la Enciclopedia del Románico, las lanzaderas de empleo... «Esto no ha parado», aseveró, para puntualizar: «Bueno, he parado yo».

Peridis reconoce que no se imaginaba entonces que la restauración del antiguo cenobio premostratense terminaría en lo que hay ahora en Aguilar. «Tanto no, pero en la carta a los Reyes Magos que hay en una viñeta en 1977 ya están sentadas las bases de lo que queríamos. Lo hemos hecho mejor de lo que pensábamos, yo estoy francamente contento», asegura. ¿Y qué ha sido necesario para llegar a este momento? «Amor, tenacidad, trabajo en equipo, no cansarse, no tirar la toalla nunca, seguir con el compromiso y dar pasos adelante... No parar, como la vida, que es un no parar».

Patrimonio, empleo e innovación son las palabras clave en la historia de la Fundación Santa María la Real. «Hemos sido innovadores desde el principios. Unamuno decía que hasta una ruina puede ser una esperanza, pero la esperanza hay que convertirla en realidad, y la realidad hay que multiplicarla para repicar, reproducir la experiencia nuestra en más sitios», explica.

Este «viaje fructífero en el tiempo», como define la historia del monasterio en los últimos cuarenta años, es una «parábola de la transformación que ha tenido España, que ha pasado de ser una ruina, una vergüenza, a ser una esperanza y una realidad de la que podemos sentirnos orgullosos». «Yo me siento tan orgulloso de la España que hemos construido como del monasterio que hemos recuperado, porque lo hemos hecho en paralelo, y gracias a la transición y a la Constitución, hemos podido, dentro de un marco de libertad, aplicar recursos públicos y esfuerzos privados a hacer que aquello que era nuestra vergüenza sea ahora nuestra referencia, nuestras señas de identidad y nuestro orgullo, y ahora que parecía que lo de España estaba cuestionado –se refiere Peridis al proceso secesionista catalán–, pues no, porque hemos demostrado los valores que tenemos de solidaridad. Estamos acabando la Enciclopedia del Románico en Cataluña, en Aragón y en Galicia, concluye Peridis, que ahora se dedica a escribir su tercera novela, en la que Autillo de Campos y la proclamación de Fernando III como rey de Castilla tendrán protagonismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos