Las reservas de agua de Palencia, en estado crítico pese a las lluvias

Pantano de Aguilar el 15 de diciembre de 2017. /Nuria Estalayo
Pantano de Aguilar el 15 de diciembre de 2017. / Nuria Estalayo

Las últimas precipitaciones apenas se han hecho notar en el agua embalsada de la provincia

El Norte
EL NORTEPalencia

El agua que han recibido en forma de nieve y lluvia los embalses de la Cuenca del Duero en la última semana ha servido para que repunte ligeramente por primera vez en varios meses el nivel hasta alcanzar el 18,7 por ciento de su capacidad, frente al 17,8 por ciento de la pasada semana. No obstante, las precipitaciones no han hecho que se experimentase un aumento muy acusado en los embalses palentinos. Los embalses de Compuerto y Camporredondo suman 6,3 hectómetros cúbicos más hasta alcanzar 23,1, en tanto que los embalses de Requejada, Cervera y Aguilar, en el Pisuerga, registran una subida de 5,8 hectómetros cúbicos -contienen casi una treintena entre los tres-, de manera que la situación de ambas zonas sigue siendo muy delicada.

La comisión permanente de la sequía de la cuenca del Duero se ha reunido en la sede de la Confederación Hidrográfica en Valladolid para analizar el alcance de las últimas precipitaciones. La lluvia y la nieve ha mejorado ligeramente la situación de los embalses de la cuenca del Duero gestionados por la Confederación, aunque todavía se encuentran muy alejados de los valores medios propios de la primera quincena de diciembre, según ha referido el organismo de cuenca a través de un comunicado.

En la reunión se ha destacado la mejora de los embalses de la provincia de León, concretamente de los sistemas Órbigo y Esla, así como el aumento del caudal del río Tuerto que ha permitido acumular medio hectómetro cúbico más en la presa de Villameca, de la que se abastece Astorga, mejorando las reservas para atender las demandas de consumo humano en los próximos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos