Rendidos a San Antonio

Los castrilleron danzaron en honor al santo.
Los castrilleron danzaron en honor al santo. / Luis Antonio Curiel

Castrillo de Don Juan se viste de gala para celebrar sus cuatro días de fiestas patronales

LUIS ANTONIO CURIELPalencia

Castrillo de Don Juan se ha vestido este martes de gala para celebrar sus fiestas patronales en honor a San Antonio de Padua. Días festivos que congregaron a centenares de vecinos que quisieron disfrutar de los numerosos actos organizados por el Ayuntamiento, que ha contado con la colaboración de las distintas asociaciones y peñas de la localidad. Un pueblo engalanado con colgaduras, luces y banderas para honrar al ‘santo milagrero’. «Nuestro querido patrón San Antonio de Padua nos acompaña siempre y nos dará toda la fe necesaria para seguir avanzando en la construcción de un futuro para nuestro pueblo», señaló el regidor castrillero, Santiago Benito Bombín, que también agradeció el apoyo y la colaboración de tantas personas para el desarrollo de los diversos actos programados durante las fiestas, así como la masiva afluencia de los vecinos a los mismos.

Fotos

Los actos comenzaron con la Novena en honor a San Antonio de Padua, cuya fiesta se ha celebrado con la procesión, danzas y eucaristía entre animados vivas al santo patrono y cohetes en su honor. Acompañados por el Grupo Aires de Castilla y al son de dulzainas y tamboril, los castrilleros danzaron en honor a la imponente talla de San Antonio de Padua, que lucía en una carroza perfectamente engalanada empujada por varios hombres de la localidad cerrateña y a la que se subieron varios niños buscando la protección del santo. Jotas y danzas a las que se sumaron numerosos vecinos para honrar al San Antonio de Padua, muchos de ellos vestidos con el traje regional.

Una procesión en la que el calor no fue impedimento para que se prolongara durante casi dos horas, en un vistoso desfile en el que los danzantes recorrieron los distintos barrios del pueblo bailando. Una de las danzas más originales es la que se baila hacia atrás para, acto seguido, acercarse a los pies de San Antonio de Padua. «Las danzas son uno de los momentos más especiales de las fiestas de San Antonio de Padua. Es un sentimiento de todos los castrilleros que se transmite de generación en generación. Es una experiencia para vivirla y sentirla», destacó Benito Bombín. Acto seguido, los castrilleros celebraron la eucaristía en honor a San Antonio de Padua, oficiada por el párroco de la localidad, Carlos Rodríguez, quien recordó algunos milagros de la vida del santo y animó a todos los castrilleros a imitar sus virtudes. Varios sacerdotes, la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, y alcaldes de la zona se dieron cita en los actos religiosos en honor a San Antonio de Padua. Como novedad, los castrilleros entonaron la tradicional canción ‘San Antonio y los pajaritos’, que con mucha ilusión ensayaron durante las jornadas previas a la fiesta. La fiesta finalizó con el homenaje a los mayores y un concierto de canción española a cargo de ‘La Cordobesa’.

Los castrilleros han disfrutado de unos días intensos de baile, música, teatro, conciertos, campeonatos, competiciones, luz y colorido con motivo de sus fiestas. Unos días en los que también ha estado presente el recuerdo hacia todos los difuntos con una eucaristía. Fiestas en las que el sentimiento se hace danza en una de las procesiones más originales y vistosas de la provincia.

Fotos

Vídeos