Un reajuste en la adjudicación frena el inicio de las obras de la autovía A-73

Zona en la que se construirá la A-73. / Nuria Estalayo

El Ministerio de Fomento ha tramitado un cambio de empresa tras la quiebra de Teconsa, una de las concesionarias iniciales

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Se anunció en enero que se retomarían este año año, pero todo indica que es muy difícil de que en lo que resta de 2017 puedan iniciarse las obras, a pesar de que la adjuficación inicial data del año 2009. Fue el propio ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien a principios de este ejercicio comunicó que los trabajos de construcción del primer tramo de la autovía A-73 (Aguilar-Báscones de Valdivia) se retomarían este año, después de que el contato inicial quedara en suspenso en el año 2012 como consecuencia de la crisis económica y de la quiebra de la constructora Teconsa, una de las concesionarias iniciales, que junto con Obras Subterráneas, en forma de unión temporal de empresas, había formalizado el contrato de ejecución de esta parte de la autovía por 32,1 millones de euros.

El alcalde de Salinas de Pisuerga lamenta que se pierdan los 5 millones de inversión de este año

Los presupuestos del Estado para este año recogían además una inversión de 5 millones de euros para poner en marcha este proyecto paralizado, como ha ocurrido ya en el tramo siguiente entre Báscones de Valdivia y Pedrosa de Valdelucio, ya en Burgos. Sin embargo, en la parte palentina, un tramo de casi 6 kilómetros, a lo largo de los cuales se proyectan un enlace de tipo intercambiador con la A-67, cuatro viaductos sobre el río Camesa, así como un tramo en túnel de unos 275 metros de longitud, los trabajos no han podido iniciarse puesto que aún no ha podido reajustarse por completo la adjudicación de las obras.

Tras la quiebra de Teconsa, el Ministerio de Fomento ha tenido que buscar una empresa de características similares que asumiera la parte correspondiente en el contrato, junto a Obras Subterráneas. Finalmente se ha optado por la mercantil Cyopsa, a la que, según fuentes ministeriales, ha tenido que subrogarse el contrato, al tiempo que todavía está trabajándose en la elaboración de un modificado que permita continuar los trabajos.

La lentitud en la tramitación administrativa, que ha impedido que a falta de menos de tres meses para acabar el año, no se haya dado ningún paso sobre el terreno, está llevando a la desesperación a los habitantes de la zona, que comienzan a perder la fe de que en algún momento puedan ejecuarse las esperadas obras.

El alcalde de Salinas de Pisuerga, Julián Aguilar, que pone voz a muchos de estos vecinos explica que hay una sensación de abandono por parte de la población de la zona afectada, porque se vienen incumpliendo todas las promesas planteadas desde hace casi veinte años.

Julián Aguilar recuerda que ya el pasado mes de agosto alertó de la paralización de este proyecto, a pesar de que desde el Gobierno se insista en que no existe ningún problema para que se retomen los trabajos y que se trabaja en ajustar el contrato. Aguilar lamenta también que puedan perderse los cinco millones que vienen consignados en los presupuestos del Estado de este año para ejecutar esta obra.

Fotos

Vídeos