Razón y Justicia se disuelve con 32,5 millones recuperados para los preferentistas

Asamblea de Razón y Justicia celebrada ayer en el CEAS José María Fernández Nieto. /A. QUINTERO
Asamblea de Razón y Justicia celebrada ayer en el CEAS José María Fernández Nieto. / A. QUINTERO

La asociación acuerda en asamblea poner fin a su actividad con 856 juicios ganados a Caja España-Duero y otros 55 fallos pendientes

EL NORTEPalencia

La Asociación Razón y Justicia de Palencia, que aglutina a 932 personas afectadas por las preferentes y subordinadas de Caja España-Duero, ha ganado ya un total de 852 juicios a la entidad bancaria (cero sentencias perdidas), lo que le ha llevado a recuperar 32.515.000 euros, con una media de 37.000 euros de media recuperados para cada afectado.

Además de esas 852 sentencias firmes ganadas por palentinos que no acudieron al canje y al arbitraje, hay otras 59 personas que sí que lo hicieron pero que decidieron después demandar en el juzgado. Cuatro de ellas cuentan ya con sentencia firme favorable, tres dictadas en la Audiencia de Palencia y una, en el Tribunal Supremo, y las otras 55 no cuentan aún con un fallo firme. «En los juzgados 3 y 7 de Palencia no nos están dando la razón en primera instancia, pero sí en la Audiencia», señala Pablo Soler, presidente de la Asociación Razón y Justicia, que ayer celebró una asamblea ordinaria en el CEAS José María Fernández Nieto (Camino de los Hoyos, 5).

En esa asamblea se abordaron también como puntos del orden del día, además de la situación general de las demandas y el balance de juicios celebrados y cantidades recuperadas, la gestión de la junta directiva y la disolución de la asociación, cuestión esta última que se decidió finalmente.

Al aprobarse el punto del orden del día relativo a la disolución, acto seguido se convocó una asamblea extraordinaria para decidir el destino de los bienes de la asociación y el nombramiento de la comisión liquidadora.

«Si no hay nadie que quiere seguir, se disolverá Razón y Justicia, aunque los trámites burocráticos alarguen esa disolución hasta final de año. Desde noviembre del año pasado ya no se puede denunciar por las preferentes, porque ha cumplido ya cuatro años, y desde mayo de este año ha vencido ya el plazo para las subordinadas», agregaba ayer antes de la asamblea Pablo Soler, que concluyó de esta forma sus labores al frente de la plataforma.

«Han sido cinco años de duro trabajo, porque empezamos un grupo de afectados a trabajar en noviembre de 2012, aunque la asociación se constituyera en junio de 2013. Ha habido muchos sinsabores y disgustos, con gente que llegaba desencajada y desorientada, pero al final el mensaje es que la gente se anima a asociarse cuando tenga un problema, porque esa es la fuerza», agrega Pablo Soler, que no descarta involucrarse en un proyecto de asociación nacional «para todo tipo de abusos a los consumidores».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos