Sin rastro del oso al que dispararon en Palencia

Equipo de búsqueda, con los perros de rastreo./El Norte
Equipo de búsqueda, con los perros de rastreo. / El Norte

Los servicios de Medio Ambiente y el Seprona mantendrán la vigilancia durante los próximos días para intentar localizar al animal

MARCO ALONSOPalencia

Huellas, pelo y sangre. Eso es todo lo que se ha encontrado durante el rastreo que trataba de dar con el oso herido en una cacería de jabalíes en el término municipal de Casavegas. El animal se encuentra herido en algún punto de la Montaña Palentina tras ser disparado por dos cazadores de la zona que, al parecer, le confundieron con un un jabalí y abrieron fuego contra él. El plantígrado huyó herido y, poco después, comenzó una intensa búsqueda –coordinada por técnicos de la Junta de Castilla y León con la colaboración del Seprona y de guardas de la consejería─ en la que los perros de rastreo fueron incapaces de dar con el animal malherido.

Noticias relacionadas

El suceso ocurrió el pasado sábado 18 y, tras dos intensas jornadas de rastreo, solo se ha encontrado el rastro de sangre. No obstante, el operativo desplegado seguirá buscando esta semana con el objetivo de dar con el oso para curarle las heridas que le hayan podido producir esos dos disparos que, se sospecha, impactaron contra él.

Los rastraedores examinan un animal muerto.
Los rastraedores examinan un animal muerto.

El suceso ha vuelto a reabrir el debate de si se debería prohibir o no la caza en las zonas oseras y el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero no se mordió la lengua a la hora de expresar su postura. «Hay que seguir cazando en las zonas oseras por que hay que controlar la población de jabalíes y, además porque es un divertimento legítimo de un sector de la sociedad, pero los cazadores tienen que asumir los riesgos y ser tremendamente cuidadosos con el resto de la fauna y especialmente con los osos, ya que se está haciendo un esfuerzo enorme para sacarlos del peligro de extinción», apunta Palomero, que este lunes vuelve a la montaña para buscar al plantígrado herido. «Se ha hecho un trabajo perfectamente coordinado y, aunque no hayamos encontrado al oso, hemos recabado una información que nos puede ser útil», añade.

Tareas de rastreo.
Tareas de rastreo. / El Norte

Los perros de rastreo regresarán a Casavegas para continuar la búsqueda y, mientras tanto, la Fundación Oso Pardo recuerda a los cazadores que, como dice la ley, hay que dispara a pieza vista. «Los cazadores tienen que interiorizar que es muy fácil confundir a un jabalí con un oso. Un bulto oscuro que se mueve con sigilo entre el matorral puede ser un jabalí o un oso. Hay que tener cuidado con los ‘jabolosos’», concluye el presidente Palomero.

Por su parte, la Junta difundió en la tarde de ayer un comunicado en el que confirmaba la presencia de un oso durante una cacería de jabalíes en Fuentes Carrionas, lo que llevó al celador responsable a suspender la batida. La Junta, que no confirma que el animal resultara herido sí ha indicado que se pudo localizar un rastro con manchas de sangre, por lo que se dio aviso al Seprona, que tomó testimonio a los cazadores de los puestos más próximos.

Para intentar esclarecer los hechos se recogieron muestras de sangre, que serán remitidas al laboratorio para su análisis genético y poder determinar si efectivamente corresponden a un oso pardo.

Asimismo, la Junta corrobora que con el fin de intentar localizar al animal herido, durante todo el fin de semana se ha mantenido un operativo de rastreo en el que han participado agentes medioambientales, celadores, técnicos y veterinarios de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, personal de la Fundación Patrimonio Natural y la Fundación Oso Pardo, y agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil. En las tareas se ha contado con perros especializados en seguimiento de rastros de animales heridos.

Dada la proximidad del límite territorial con Cantabria, se ha informado del hecho también al Servicio de Conservación de la Naturaleza del Gobierno cántabro, cuyos agentes han colaborado también en el operativo.

También se indica que todo el entorno se ha prospectado de manera minuciosa, no ha sido posible localizar al animal, que puede haber abandonado la zona. Por ello, está previsto mantener la vigilancia en los próximos días, a la espera de los resultados del análisis genético de las muestras remitidas al laboratorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos