Puente Agudín llama al relevo generacional para mantener la fiesta de la Montaña Palentina

Reparto del guiso del pastor, en Puente Agudín. /José Carlos Díez
Reparto del guiso del pastor, en Puente Agudín. / José Carlos Díez

Cientos de personas disfrutan del guiso del pastor en esta cita, que se celebra desde hace 45 años

JOSÉ CARLOS DIEZPalencia

La campa de Puente Agudín congregó un año más a centenares de personas llegadas de todos los puntos de la provincia, que quisieron disfrutar de la Fiesta de Fuentes Carrionas y Montaña Palentina, una fiesta que se reivindica año tras año y que cada vez –desde hace cuarenta y cinco– se viene celebrando en el cruce de la Ruta de los Pantanos con la carretera de Cardaño de Arriba.

Muchos vecinos de las localidades cercanas, como Camporredondo, Otero, Velilla, Guardo o Cervera, acudieron hasta la campa, donde tampoco faltaron asistentes del resto de la provincia y de la vecina León, además del resto de la geografía nacional, algunos procedentes de lugares como País Vasco o Madrid. Cierto es que el hecho de que la fiesta coincidiese con El Carmen, hizo que la afluencia desde las zonas de Guardo y Barruelo fuese algo menor, al celebrarse en ambas localidades fiestas patronales y romerías.

Aún así, la ilusión era mayúscula y los cocineros quedaron a las ocho de la mañana para comenzar a preparar el fuego y los ingredientes para la elaboración del tradicional guiso del pastor, que un año más contó con el cocinero mayor del CIT (Centro de Iniciativas Turísticas), Salvador Varela, que estuvo acompañado de Ángel Martínez, tradicional ayudante y que este año se superaron en el punto de cocción y el sabor.

A las diez de la mañana comenzaron las primeras actividades programadas, entre las que destacaban la recepción del CIT a los visitantes con mistela y pastas, así como la apertura de la venta de vales para la recogida del guiso. A estas horas llegaban los primeros visitantes, mientras que alguno todavía se iba a dormir después de toda una noche de discoteca móvil y del concierto con Rebeca.

A mediodía, se realizó la tercera visita guiada a la cueva de Agudín con guías expertos de Velilla del Río Carrión y de la Unión Espeleológica Vallisoletana. Sin duda, uno de los actos estrella de los últimos años, que ha visto incrementada su demanda año a año. Por eso nuevamente la directiva del CIT –en colaboración con la UEVA– han vuelto a organizar otras cuatro visitas guiadas. Y es que, la cueva de Agudín es, sin duda, un verdadero tesoro desconocido.

Una pequeña entrada, casi escondida, da paso a un pequeño recibidor cuya altura disminuye hasta entrar en un gran salón que da paso al resto de la cueva. Una entrada impresionante que, sin duda, mejora en su interior.

Acto seguido comenzó, en la carpa instalada junto al río Cardaño, el pregón, que este año corrió a cargo de Ángel Luis Barreda, presidente del CIT de Carrión de los Condes, que realizó un repaso por los CIT de toda la provincia, alabando la labor de cada uno de ellos pero, sobre todo, la del CIT Fuentes Carrionas, al haber conseguido consagrar una fiesta que, año tras año, consigue más adeptos y que lleva celebrándose 45 ediciones de forma ininterrumpida. «Ni siquiera por la nieve que cayó en aquella primera edición en pleno mes de julio. Parece mentira con el calor que estamos pasando hoy», aseguraba el pregonero, que también aprovechó para repasar la historia de estos 45 años y alabó la figura de Manuel Mediavilla, el creador de la fiesta, fallecido en mayo del año pasado.

Por su parte,el presidente del CIT de Fuentes Carrionas, Pedro Vargas, hacía un llamamiento al relevo generacional. «Ahora somos unos 90 socios. Los socios deben aproximarse y arrimar el hombro. Tenemos que ir juntando a la juventud, porque necesitamos que vaya entrando gente joven, por su propia voluntad, que quiera arrimar el hombro y trabajar para que esto continúe», afirmaba con convicción.

Amena eucaristía

La misa de campaña comenzó al terminar el pregón. Una eucaristía amenizada por la coral La Reana de Velilla del Río Carrión que discurrió de forma rápida y amena pero, sobre todo, a la sombra, una sombra que se agradecía en una jornada protagonizada por el peso del calor.

Posteriormente se realizó la degustación del guiso del pastor, para el que centenares de personas hicieron cola, con el fin de conseguir una de las raciones que se repartieron.

Una jornada en la que las calderetas crecieron en número hasta las 26, donde los corderos que se cocinaron fueron treinta y los kilos de carne tuvieron que aumentar hasta los 480, diez más que el año anterior.

El reparto del guiso lo llevaron a cabo, a turnos, los representantes institucionales que acudieron al evento, entre ellos la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, y el alcalde de Velilla, Gonzalo Pérez, a los que se unieron varios concejales de Velilla, así como la alcaldesa de Cervera de Pisuerga, Francisca Peña.

Durante la tarde, los asistentes pudieron disfrutar de danzas y bailes regionales, una pinada del mayo, un concurso de Rana y el concierto ‘homenaje a México’. Cabe destacar que durante todo el fin de semana este escenario ha sido lugar de fiesta y que se han celebrado la quinta Carrera de Montaña de Agudín, la tercera Fiesta de la Sidra o el segundo Concurso de la Cagada del Toro, que en esta ocasión sí que tuvo a bien defecar. Los premios de 1.500 euros fueron para una joven de Guardo y dos amigos de Alba de los Cardaños y Cervera de Pisuerga.

Fotos

Vídeos