El PSOE teme que los cambios en el PGOU de Palencia generen pisos patera en los trasteros

Los concejales del PSOE./Antonio Quintero
Los concejales del PSOE. / Antonio Quintero

Los socialistas presentan alegaciones la modificación urbanística al entender que se puede perder calidad en las viviendas

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

El grupo municipal del PSOE ha presentado una serie de alegaciones a la propuesta de modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Palencia, relativa a la normativa urbanística y las fichas, para la edificación en el suelo urbano y el urbanizable.

Los socialistas, que consideran positivo que se actualice la normativa urbanística, critican, sin embargo, que algunas de las medidas propuestas por el equipo de gobierno municipal del PP «empeoran las condiciones de habitabilidad en la ciudad de Palencia», ha indicado la secretaria general del PSOE, Miriam Andrés.

Desde el PSOE se estima que para que estas medidas fueran verdaderamente eficaces sería necesaria una modificación de la normativa urbanística del PERI del Casco Antiguo, ya que, desde su punto de vista, se favorecería «la rehabilitación de las viviendas y el embellecimiento de la zona centro de la ciudad».

Los socialistas también han criticado la falta de celeridad del equipo de gobierno en la tramitación urbanística, no solo en la concesión de licencias o en el control de las declaraciones responsables, sino también en la modificación del Plan de Urbanismo, ya que esta información pública para la que se han presentado las alegaciones es la segunda que se hace, dado que ha sido necesario aprobar de forma inicial la propuesta en dos plenos, la primera vez en 2014 y la segunda en marzo de este año.

El edil del PSOE Luis Muñoz, que ha formulado las alegaciones, ha mostrado su preocupación por la posibilidad de que los cambios normativos puedan generar casos de fraude o facilitar la creación de infraviviendas. En este sentido, explicó que el PSOE ha alegado contra los cambios en la regulación de los trasteros, ya que se autoriza la construcción en cualquiera de las plantas del edificio y se permite que haya varios vinculados a una vivienda. Asimismo, se aumenta la edificabilidad de los trasteros hasta los 10 metros cuadrados. «Se corre el riesgo de que se conviertan en apartamentos camuflados o incluso en pisos patera. Si estén en cualquier planta, con con diez metros, es fácil unirlos y habilitar una infravivienda», indicó Luis Muñoz.

El concejal socialista también explicó que su grupo ha planteado también alegaciones contra otros aspectos, como la posibilidad de que las plantas de sótano puedan ocupar todo el espacio de la parcela, con lo que se facilita la desaparición de las zonas ajardinadas, o la autorización de viviendas en las entreplantas. También se rechaza que se autorice bajar las alturas de las viviendas de 2,60 metros a 2,50 metros en todos los casos. «Se podría entender para los edificios del casco histórico, para introducir canalizaciones, pero no para los de nueva construcción», señaló.

Luis Muñoz recalcó que hay partes que no quedan bien atadas, como el tamaño de los garajes, ya que se permite reducir su espacio o la situación de las manzanas cerradas de baja intensidad, puesto que uno de los cambios puede conllevar que desaparezcan las viviendas unifamiliares representativas de algunas de las zonas de la ciudad, como el Cristo, para convertirlas en bloques de edificio.

También, se plantea la necesidad de que se regule de forma adecuada la instalación de antenas de telefonía en las cubiertas de los edificios, recogiéndose las recomendaciones de la Unión Europea sobre la intensidad de las frecuencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos