Proteger una especie en peligro

El delegado de la Junta, a la izquierda, en su visita a la escombrera de carbón./Nuria Estalayo
El delegado de la Junta, a la izquierda, en su visita a la escombrera de carbón. / Nuria Estalayo

La Junta ejecuta actuaciones en Santa María de Redondo para contribuir a la proliferación del desmán ibérico

NURIA ESTALAYOAguilar

A mayor presencia del desmán ibérico, mayor calidad tendrá el agua. Esta es una de las principales razones por las que se están llevando a cabo en Santa María de Redondo, pedanía del municipio de La Pernía, un proyecto de conservación de esta especie en peligro de extinción. Hasta la localidad del norte palentino se acercó ayer el delegado territorial de la Junta, Luis Domingo González, para conocer las actuaciones que se están ejecutando para evitar la contaminación del agua y contribuir a la proliferación de este pequeño mamífero acuático que revela el estado de los ríos.

Víctor González, técnico de la Fundación Patrimonio Natural, ejerció de guía y explicó cuáles eran las actuaciones que se están desarrollando. De este modo, Luis Domingo González, acompañado del regidor de La Pernía, Rubén García, la presidenta de la junta vecinal de la localidad, Marta de Mier, y de varios técnicos del Servicio de Medio Ambiente, visitó varios de los puntos de intervención. El primero de ellos, la escombrera de carbón que está siendo restaurada con la replantación de especies autóctonas y la construcción de diques para frenar la caída del agua. Para su recuperación, la loma ha sido plantada con semillas traídas de la Cordillera Cantábrica y del norte palentino para llenarla de abedules, de serbales del cazador, mostajos y escobas.

La zona de la escombrera se extiende unos tres kilómetros y con la forestación se trata de evitar que los despojos sigan llegando al río y destruyan el crecimiento natural de especies vegetales y animales. Uno de los objetivos es estimular la proliferación de insectos, que es lo que come el desmán ibérico. «Se trata de conectar el hábitat de esta especie, porque se ha percibido su presencia en el río Pisuerga en el tramo anterior y posterior a este área, pero el desmán se encuentra ausente en la zona afectada por la escombrera», explicó Víctor González.

No se conoce el número que hay en esta zona de estos mamíferos ni siquiera se les ha podido ver, ya que es un animal difícil de localizar, pero se sabe de su presencia por los excrementos. «Son característicos porque traga su propio pelo cuando hace su aseo. El pelo del desmán es inconfundible, y lo hemos hallado en los excrementos encontrados junto al Pisuerga», reveló el técnico.

60.000 euros

Además de la restauración de escombreras, se han realizado otras actuaciones como la corrección de vertidos de antiguas minas de carbón en el arroyo Lombatero, afluente del Pisuerga en Santa María de Redondo y en el cauce del arroyo Hotanillas. El delegado de la Junta se desplazó igualmente hasta los pies de la antigua mina de carbón Monte Bizco, cerrada en 2005, pero sus antiguos vertidos aún afectan al agua. Por esta razón, para evitar que gran concentración de hierro llegue al Pisuerga, se ha construido una balsa, cuya función es la decantación natural del agua para que descienda más limpia a los arroyos.

Estas actuaciones están siendo llevadas a cabo por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente tienen un presupuesto cercano a los 60.000 euros y los trabajos están previsto que finalicen para finales de año. Entre otras previstas está la limpieza de fosas sépticas en las localidades del tramo alto del Pisuerga. Además, ha contado con un programa de voluntariado en el que se ha realizado la replantación de otras escombreras y desarrollado análisis de agua, siendo perfecto aguas arriba y con altos niveles de hierro aguas abajo, niveles que se corregirán gracias al sistema instalado de depuración por decantación y evitar la contaminación del río.

El delegado de la Junta destacó ayer la importancia de este proyecto que trabaja en la recuperación de una especie cada vez más escasa en los ríos de la Península Ibérica y que además se encuentra en una de las joyas del norte de la provincia, el Parque Natural de la Montaña Palentina. Luis Domingo González recordó que desde la Junta siempre se destina una partida al mantenimiento de este territorio cuya inversión aumenta cada año de modo considerable. «Si en 2015 invertimos 150.00 euros, en 2016 se elevó a 276.000, y en 2017, la inversión total cuando acabe el año, será próxima a los 450.000 euros, de lo cual se deriva que el aumento es espectacular», manifestó.

Este es el segundo proyecto de conservación de desmán ibérico en la provincia de Palencia dentro del marco del proyecto Life+Desmania. El Programa LIFE+ de la Unión Europea financia proyectos que contribuyen al desarrollo y la aplicación de la política y el derecho en materia medioambiental. LIFE+ Desmania tiene por objetivo dar a conocer la necesidad de conservar el desmán ibérico (Galemys pyrenaicus), una especie que juega un papel fundamental como bioindicador de la calidad de las aguas y de los hábitats que ocupa, encontrándose en la actualidad en notable regresión en toda la península ibérica.

Fotos

Vídeos