Programador con 16 años

Francisco Cardeñoso, con unos cuantos móviles en la mano. /Marta Moras
Francisco Cardeñoso, con unos cuantos móviles en la mano. / Marta Moras

Francisco Cardeñoso, estudiante de Bachillerato, presentó un juego descargable para móviles al concurso ‘First Lego League Junior’ para concienciar sobre el cuidado del agua

Paloma Aguado Carro
PALOMA AGUADO CARROPalencia

Internet ha brindado la oportunidad al mundo de investigar y aprender sobre cualquier tema. Ya no existen barreras ni excusas para poner límites a la curiosidad. Y el ejemplo más claro está en los jóvenes, en la nueva generación ‘millennial’ que ha nacido con todas las herramientas de la esfera digital y van ya un paso por delante. Que se lo digan a Francisco Cardeñoso, que con solo 16 años ya ha creado dos aplicaciones móviles. Y solo acaba de empezar.

«Tengo la curiosidad de aprender sobre diferentes campos desde muy pequeño», asegura el joven estudiante de primero de Bachillerato en el colegio Marista Castilla. Encontrar tiempo para aprender a programar no ha sido un problema para él. «En mis ratos libres, en vez de ver vídeos de ‘youtubers’ aprendo a través de conferencias o veo vídeos educativos», confiesa. Y es que, la programación no es solo una afición, también quiere aportar su granito de arena a la sociedad para enseñar, educar o contribuir al conocimiento, como ha conseguido con su última aplicación, ‘Guardianes del agua’ –que se puede descargar para los dispositivos móviles y ‘tablets’–.

Francisco Cardeñoso y otros compañeros decidieron participar este año en el desafío ‘First Lego League Junior’, un concurso en el que habían participado en otras ediciones con el grupo de robótica del colegio Marista Castilla. Esta edición versaba sobre cómo concienciar a los más pequeños sobre la conservación y el uso correcto del agua. El joven palentino, gracias a sus conocimientos sobre programación, decidió trabajar en la aplicación y han llegado hasta la final regional en Salamanca. «Estamos muy contentos porque la aplicación tiene cerca de 100 descargas e incluso hemos tenido descargas internacionales, de personas de otros países», explica Cardeñoso.

La aplicación, a través de un sencillo juego que consiste en defender una fuente de agua de unos enemigos, da consejos a los más pequeños sobre el uso correcto del agua a través de diferentes mensajes que aparecen en la pantalla, como por ejemplo: «dúchate en vez de bañarte, una ducha supone un ahorro medio de 400 litros por día y hogar». Una idea, que junto a otros proyectos que han elaborado otros de sus compañeros, les permitió inscribirse en la edición de este año de forma autónoma, sin el respaldo del centro educativo.

El año pasado, con 15 años, Francisco desarrolló otra aplicación que decidió hacer en favor de la Protectora de animales de Palencia. «El objetivo era facilitar a los usuarios las adopciones a través del móvil, que es una herramienta que utilizamos todos los días», explica el joven. Con este proyecto también participaron en la competición y consiguieron llegar a la final nacional.

Ninguna de las aplicaciones ha supuesto un beneficio económico para el joven, puesto que como él explica, «no se trata de generar capital o dinero a través de anuncios o compras integradas, sino de aportar valor a la sociedad y ofrecer herramientas útiles para mejorarla».

Todos los proyectos, asegura, los ha conseguido sacar adelante gracias a investigar por su cuenta. Internet ha sido su mayor aliado, aunque también ha sufrido momentos difíciles y frustraciones. «Desarrollar una aplicación no es difícil, lo verdaderamente complejo es aprender tú mismo, sin un experto que te ayude cuando no encuentras solución a los problemas», confiesa.

Y con solo 16 años, este es solo el principio de un camino que, desde muy pequeño, ha comenzado a recorrer. Su objetivo, cuando finalice sus estudios de Bachillerato, es comenzar un doble grado en Física y Matemáticas. Y con el paso de los años, crear su propia empresa en la que pueda desarrollar productos «que contribuyan a mejorar la sociedad».

Con estas ganas de construir su propio camino, ahora está aprendiendo inteligencia artificial y ‘blockchain’, un nuevo tipo de tecnología. «Estoy desarrollando un algoritmo de predicción financiera usando inteligencia artificial, en concreto redes neuronales», explica Cardeñoso. De hecho, su propósito es presentarlo el año que viene en una competición en Barcelona. Un proyecto, en sus palabras, «muy ambicioso», pero en el que seguirá trabajando con ilusión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos