El programa ‘Palencia, Tierra Nuestra’ forma a 775 vecinos

La presidenta de la Diputación, a la izquierda, saluda a participantes en el programa. /El Norte
La presidenta de la Diputación, a la izquierda, saluda a participantes en el programa. / El Norte

La Diputación prepara a los palentinos para que sean embajadores del patrimonio y de los recursos de la provincia

El Norte
EL NORTEPalencia

775 han sido los palentinos que se han acercado durante este año a los CEAS de la provincia para poder disfrutar de la experiencia ‘Palencia, Tierra Nuestra’, un plan que trata de convertir a los propios vecinos en embajadores de su tierra, que sigue creciendo, ya que en esta edición ha habido un 28% más de participantes que en la pasada campaña. Este programa de la Diputación de Palencia sirve como elemento de sensibilización que permite a los palentinos conocer y valorar su provincia para disfrutarla al máximo y al mismo tiempo mejorar su calidad de vida. ‘Palencia, Tierra Nuestra’, un plan para convertirnos en los mejores embajadores de nuestra tierra.

Y es que hay cosas que suceden con frecuencia a los que aman viajar, que conocen los rincones más recónditos del planeta pero nunca se han parado a disfrutar lo que más cerca tienen; los parajes más bellos de su tierra.

Por ello, la Diputación Provincial, a través del área de Servicios Sociales, puso en marcha en el año 2015 el programa ‘Palencia, Tierra Nuestra’. Esta iniciativa se lleva a cabo a través de la Universidad Popular de Palencia (UPP), la empresa Turismo Cerrato, así como de los CEAS y animadores comunitarios para poder llevarlo a cabo.

El objetivo de este programa es sencillo: servir como elemento de sensibilización que permita a los palentinos conocer y valorar su provincia para disfrutarla al máximo y favorecer así en la mejora de su calidad de vida. Además, y por descontado, convertir a los participantes en los mejores promotores de los valores de esta tierra allá donde lleguen sus contactos o sus experiencias vitales.

Este programa se convierte, además, en un punto de encuentro para los palentinos de edad avanzada, los más asiduos a los Centros de Acción Social, entre los que participa con mayor claridad el público femenino.

Este año fueron 64 los grupos que se consiguieron formar en las 62 localidades participantes repartidas por toda la provincia, siendo el CEAS de Saldaña el que mayor número de participantes aporta al programa, con un total de 116. Dado el crecimiento exponencial que este programa ha tenido desde su gestación, podemos afirmar que las expectativas se han cumplido con creces.

¿Cuál es el secreto del éxito de lo que parecen unas simples excursiones? Que no son solo eso. Historia, tradición, arte, naturaleza, cultura, proyectos, ingeniería y geografía humana… Este programa aborda temas de la provincia desde la variedad y la diferenciación; atendiendo a los perfiles, procedencia e intereses de los participantes y la puesta en valor de recursos que no siempre son tan bien conocidos.

‘Palencia, Tierra nuestra’ es una enciclopedia didáctica sobre los distintos recursos con los que cuenta la provincia que se explica de dos maneras. Por un lado, a través de sus módulos formativos estructurados en seminarios sobre cada una de las zonas y, por otro, con las visitas culturales a emplazamientos, lugares y monumentos en las que se ponen en práctica de forma lúdica los conocimientos adquiridos.

Por todo ello, desde la institución provincial apunta que «‘Palencia, Tierra Nuestra’ se convierte en una opción ideal para recorrer los más bellos rincones de nuestra provincia, desde las más altas cumbres a las más extensas llanuras, pasando por riberas, valles o páramos».

Aquellos que ya han participado reconocen que de las seis modalidades existentes en ‘Palencia, Tierra Nuestra’ hay una que, quizá por su paisaje, les ha cautivado: la Montaña Palentina. A este tesoro natural le sigue muy de cerca el interés que despierta entre los alumnos el patrimonio artístico palentino. Si hay un enclave arquitectónico que sorprende y fascina a partes iguales, ese es San Pedro Cultural en Becerril de Campos. La capacidad que ha tenido este espacio de combinar el valor del patrimonio con la singularidad que le aporta la astronomía es algo que atrapa al visitante desde el primer momento.

Por otro lado, en la UPP aseguran que descubrir pequeños tesoros es lo que más sorprende a los participantes. Lugares como Santoyo, Támara o Torremormojón son, sin duda, los que más alabanzas suscitan durante las visitas culturales. Las 775 personas que han participado en esta edición conocen ahora al dedillo los encantos de estas tierras, en las que hay mucho más que una hermosa montaña e infinidad de patrimonio cultural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos