Los primeros visitantes de Las Edades del Hombre

'Repiqueteo', en la plaza Marmolejo. /Nuria Estalayo
'Repiqueteo', en la plaza Marmolejo. / Nuria Estalayo

Esculturas de hierro oxidado escoltan la entrada a las sedes de la exposición e invaden el municipio

NURIA ESTALAYOAguilar

Caminar por el centro de la villa aguilarense se ha convertido en todo un emocionante y sorpresivo paseo, ya que sus calles y plazas se han adornado con impresionantes esculturas que llaman la atención del caminante. De este modo, a medida que uno avanza hacia la portada de la Colegiata San Miguel, se da cuenta que dos curiosas figuras escoltan ahora su entrada. Se trata de una 'Cruz de Término' y una 'Ceiba'.

Y si se rodea la iglesia parroquial, circulando hacia su parte posterior, se encontrará en la Plaza de la Torrejona con dos nuevos elementos. Uno de grandes dimensiones integrado de enormes hojas otoñales, y un segundo 'Sin título' que ha sido situado en el centro de la esbelta e histórica puerta de piedra allí situada, que en el siglo XVI quiso formar parte del palacio del Marqués de Villatorre que finalmente no se llegó a construir. Otras dos plazas, Compasión y Marmolejo albergan más figuras.

En la plaza Marmolejo casi se escucha el repiqueo del tambor que unos muchachos tratan al unísono de hacer sonar, y en La Compasión se asienta la 'Columna infinita', barcos y barcas que ascienden hacia el cielo. Cerca de esta, en la Calleja se encuentra una 'Flor', y también próxima, en la calle del Pozo se puede ver observar los 'Escalones'. A las obras que se localizan por estos rincones del centro, se suman otras dos que se hallan junto a la iglesia de Santa Cecilia, una alta figura humana que parece marchar hacia la localidad y un hombre desnudo abatido sobre una roca.

Muchas de las esculturas están forjadas de metal, de hierro oxidado casi todas. Y todas ellas están firmadas por diferentes autores y han sido elaboradas en distintos años, las más antiguas datan de 2002 y las más modernas están fechadas este mismo 2018. En general, las figuras están siendo del agrado de la población aguilarense, pero hay una que ha creado cierto descontento, la de la puerta de la Torrejona porque se ha instalado bloqueando un paso que se utiliza habitualmente. La alcaldesa de la villa, María José Ortega, ha señalado que solicitará a los responsables que muevan esta instalación y no moleste a nadie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos