El polígono de San Antolín reclama facilidades para que se ocupen parcelas vacías

Estado de una de las aceras del polígono de San Antolín.
Estado de una de las aceras del polígono de San Antolín. / Antonio Quintero

Los empresarios quieren potenciar el asociacionismo para introducir mejoras en la señalización y exigir mejor mantenimiento

José María Díaz Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZ DÍAZPALENCIA

La crisis parece que comienza a remontar. La actividad económica se asoma de nuevo a las zonas industriales de la capital palentina y los empresarios se muestran animados a potenciar sus negocios, rompiendo con la tendencia de contención que ha reinado durante los últimos años. Y este cambio de actitud puede apreciarse fácilmente en los polígonos de la ciudad, en donde la vida parece haber renacido y ya no resulta extraño encontrar maquinaria removiendo la tierra de las parcelas vacías o levantando los muros de hormigón de nuevas naves.

Pero también los propios empresarios palentinos comienzan a retomar preocupaciones que en los últimos años parecía olvidadas, o al menos relegadas a un segundo plano de su interés, dado que en muchos casos bastaba con luchar por la supervivencia. Y este es el contexto en el que los empresarios del polígono industrial de San Antolín de Palencia han decidido reactivar la Entidad de Conservación en la que todos se encuentran agrupados, dado que entre las obligaciones fijadas por el Sepes (la Entidad Pública Empresarial de Suelo) cuando desarrolló la construcción y venta de las parcelas se estableció que todos los compradores debían constituir una asociación que garantizase el mantenimiento y la adecuada conservación de este espacio empresarial.

El primer paso ha sido fijar una nueva directiva, que ha quedado presidida por Raúl Rodríguez, de Remolques Rodríguez, al que acompañan entre otros; Celestino García, de Metálicas Celes; Luis Ángel Peral, de Luis Auto, y José Luis Castañeda, de Cercapal.

La nueva directiva quiere reactivar la actividad de la entidad, para mejorar, entre otras cuestiones, la imagen del polígono, dado que en los últimos años apenas se han impulsado actuaciones de renovación de las zonas más deterioradas por el uso ni se han adecentado las parcelas vacías, que en algunos casos se han convertido en auténticas escombreras.

Para ello, los empresarios han mantenido ya los primeros contactos con el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, y el concejal de Obras, Facundo Pelayo, pero además, se celebrará este jueves, 22 de junio, una asamblea de la entidad, con el fin de continuar tomando decisiones encaminadas a la mejora de las infraestructuras y de la imagen del polígono. Entre las primeras decisiones que se quieren adoptar está la de potenciar la información a los posibles usuarios y clientes sobre la ubicación de las empresas asentadas, mediante la instalación en cada una de las calles de paneles indicativos que señalen el emplazamiento de cada nave.

También se reclaman mejoras en otros aspectos como en los viarios, con el fin de que se complete la construcción; en la recogida de residuos, ya que solicitan nuevos puntos limpios, además de una revisión de las tasas; y sobre todo en la mejora de las aceras y las calzadas, que sufren un notable deterioro. «Esto se construyó hace 12 años y desde entonces no se ha hecho nada. Está un poco abandonado, falta mucho mantenimiento y las aceras están ya muy machacadas, incluso con peligro de que cualquiera pueda caerse. Se lo hemos comentado ya al Ayuntamiento y la verdad es que ya han comenzado a arreglar algunas zonas y parece que tienen ganas de que el polígono vaya mejorando. Han hecho algún aparcamiento, aunque hace falta alguna zona más, porque cada vez viene más gente. El Ayuntamiento tiene que entender que esto es un barrio más de la ciudad y tiene que cuidarlo. En estos años, la crisis ha hecho priorizar las inversiones en otras zonas, pero ahora tienen que venir al polígono», explica Raúl Rodríguez.

Demanda

Pero los empresarios del polígono de San Antolín se encuentran en estos momentos con otro problema, la ausencia de suelo disponible para cubrir la demanda de empresas que quieren asentarse en esta zona industrial, a pesar de que hay numerosas parcelas que siguen vacías.

Aunque en principio, Sepes obligaba a los compradores a edificar en dos años, la llegada de la crisis rebajó estas exigencias, con lo que muchas de las parcelas, aunque están todas vendidas no se han ocupado. «Sabemos que hay demandad y que incluso algunas empresas que han querido venir no han podido, porque no hay suelo, a pesar de que hay muchas parcelas vacías y sus dueños no tienen intención por el momento de construir. Por eso, queremos que Sepes y el Ayuntamiento medien en el asunto y tomen decisiones que permitan que toda aquella empresa que quiera venir pueda ocupar una parcela, porque al final, el polígono se hizo para generar actividad ye empleo, no para tener el suelo parado», explica Raúl Rodríguez.

El empresario señala que no se trata de evitar especulaciones, puesto que si se revende una parcela, la operación debe estar supervisada por el Sepes, pero sí pide que se actúe para poder satisfacer la demanda de suelo que existe en la actualidad. «No podemos permitir que se pierdan inversiones por falta de suelo, cuando hay parcelas vacías, como está pasando», indica.

Fotos

Vídeos