Polémica en el pleno de la Diputación de Palencia por la bandera arcoiris

María José Ortega, durante el pleno celebrado este jueves en la Diputación. /Marta Moras
María José Ortega, durante el pleno celebrado este jueves en la Diputación. / Marta Moras

La retirada de la enseña en Aguilar enturbia el consenso sobre una moción que pide la igualdad

FERNANDO CABALLEROPalencia

Hubo consenso este jueves en el pleno de la Diputación, pero no exento de polémica, o más bien discusión bronca o crispación. Los protagonistas fueron el portavoz de Ganemos, Félix Iglesias, y la diputada y alcaldesa de Aguilar de Campoo, María José Ortega. En el fondo de la polémica, la decisión de la regidora de ordenar el miércoles, por no tener autorización, la retirada de la bandera arcoiris –que simboliza al colectivo denominado LGTB+ (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) de la ventana del Ayuntamiento que coincide con el despacho del concejal de IU, lo que fue calificado por el procurador de esta formación en las Cortes, José Sarrión, como una provocación.

En el punto octavo del orden del dia se debatía una moción conjunta de todos los grupos políticos promovida por el PP. Tras la lectura del texto por el secretario general, Juan José Villalba, se iniciaron las intervenciones.

La más inicisiva fue la del portavoz de Ganemos, que mostró una bandera arcoiris para explicar lo que significan los colores, para inmediatamente referirse a la retirada de la enseña, un hecho «que nos entristece sumamente». Su intervención fue subiendo de tono, hasta el punto de que la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, pidió al diputado que no se dirija personalmente a nadie, aunque apenas Iglesias hizo caso, ya que definió la actuación de la regidora como «retrógrada y homófoba» y «caciquil». «La retirada de la bandera va en contra de la cosa más bella que se puede dar en el ser humano que es el amor», aseguró el edil.

Por alusiones directas, Armisén dio la palabra a la regidora aguilarense, que definió la actitud de IU como un «escarnio público» contra ella. Calificó también la colocación de la bandera del arco iris en la venta del despacho como «reto a la alcaldesa» al no tener autorización, por lo que no se ha respetado la norma. «El problema lo han creado ustedes. Lo que han hecho es hacer sufrir más a esas personas que son víctimas de agravios», señaló la regidora, que abrió las puertas del Ayuntamiento al colectivo LGTB+ siempre que actúe dentro de la normativa y de la máxima cordialidad.

El agrio debate entre Iglesias y Ortega concluyó antes de la votación de la moción –apoyada por los 25 corporativos– con el regalo de una bandera arcoris a la regidora. «Ya tenemos bandera para colocarla el próximo años si llegamos a un acuerdo», señaló entonces la alcaldesa.

El resto de los portavoces defendieron la moción. Juan Cruz Vidal se salió del guión al detectar «cierto tufillo de hipocresía» en el PP, lo que fue contestado por la diputada de Servicios Sociales, María José de la Fuente. La socialista Carolina Villa defendió la moción aunque calificó de involución la decisión de la alcaldesa aguilarense.

Fotos

Vídeos