El Santo Vía Crucis de Palencia se reza en la Compañía

La Virgen del Perdón es mecida por hermanos del Cristo de la Misericordia, en el interior de la Compañía. /A. Quintero
La Virgen del Perdón es mecida por hermanos del Cristo de la Misericordia, en el interior de la Compañía. / A. Quintero

La suspensión de la procesión impide el estreno por las calles de la dolorosa del Cristo de la Misericordia

FERNANDO CABALLERO

Segunda procesión suspendida por la lluvia. A la Sentencia del Viernes de Dolores se unió este Martes Santo la del Santo Vía Crucis, que organiza la Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia. La decisión se tomó pocos minutos antes de las ocho de la tarde –estaba previsto el inicio el desfile a las 20:30 horas–, cuando la lluvia aún no había dado la cara, pero las previsiones eran contundentes, y así se confirmaron. Sobre las 20:00 comenzaban a caer las primeras gotas de agua.

Más información

A la hora del inicio de la procesión decenas de personas se encontraban ya apostadas en la plaza de Isabel la Católica para ver el inicio. Hubo que avisarlas de la suspensión e informarlas de que en el interior del templo se celebraría el Vía Crucis. A los pies del presbiterio, los dos pasos de la hermandad organizadora, el Cristo de la Misericordia, que se venera en la iglesia, y la Nuestra Señora del Perdón, la imagen mariana adquirida este año que ayer, si la lluvia no lo hubiera impedido, se estrenaría en las calles y en la Plaza Mayor.

No obstante, pese a la suspensión, en el interior del templo se desarrolló el Vía Crucis. El sacerdote Fernando Salomón abrió el acto con una oración preparatoria, una invitación a acompañar a Jesús en el camino al Calvario, una petición de perdón por los pecados y una manifestación del compromiso de no ofenderle más.

A continuación, el hermano mayor de la cofradía, Carlos Martín Antolín, invitó al autor de la Virgen del Perdón, Óscar Salmerón, de Ciudad Real, y al autor de las andas, el ebanista palentino Javier Tejerina, a que protagonicen la primera ‘levantada’ del paso, con sendos golpes en la campaña, que fueron respondidos por los hermanos y hermanas de la penitencial organizadora que levantaron a la Virgen, que acercaron ligeramente al Cristo de la Misericordia y comenzaron a mecerla, mientras que la banda de cornetas y tambores de la hermandad interpretaba ‘Bendición’, de Juan Manuel Fernández Carranza, y los pocos estandartes de las cofradías que había también permanecieron en posición de saludo. Este protocolo debía haber iniciado la procesión, pero al suspenderla hubo que realizarlo en el interior del templo.

Al terminar este acto, comenzó el rezo del Vía Crucis, que dirigió el delegado diocesano para las cofradías, Dionisio Antolín, acompañado por dos hermanas de la penitencial: Mercedes Zamorano Rosario Díez, vocal de Liturgia y Culto. El Vía Crucis narra en catorce estaciones los principales momentos de la pasión y muerte de Jesús. Las cruces que marcan la cadencia de las estaciones estaban ubicadas en los lados de la nave central.

El acto finalizó con la despedida a la Virgen del Perdón con un texto redactado y leído por Rosario Díez, previsto también si la procesión se hubiera celebrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos