Las piscinas registran 57.347 entradas, una cifra similar a julio de 2016, que fue récord

Piscina del monte el Viejo.
Piscina del monte el Viejo. / Antonio Quintero

El Sotillo sigue siendo la instalación más demandada, con más del 60% de usuarios, mientras que el Monte y San Telmo pierden

PILAR ROJOPalencia

La temperatura media de este verano ha sido especialmente elevada, pero con muchos altibajos, días sofocantes en los que los termómetros se acercaban a los 40 grados y otros más frescos. Esa situación también se ha dejado notar en las estadísticas, que se mantienen en el ecuador de la temporada en niveles similares a los del pasado año, aunque con un ligerísimo descenso en el cómputo global.

Galería de imágenes

Los datos facilitados ayer por el Ayuntamiento de Palencia reflejan que las tres instalaciones municipales de la capital han acogido 57.347 usuarios esta campaña. La cifra, que en sí misma no aporta nada, es ligerísima mente inferior, en 662 bañistas, a los 58.099 contabilizados a finales de julio del año pasado. Ese ligero descenso, sin embargo, no supone para el Ayuntamiento un motivo de preocupación. «El año 2016 se obtuvieron cifras excepcionales, se batieron récords sin precedentes en los registros anteriores. Por eso, el hecho de mantenerlas en niveles prácticamente idénticos representa para nosotros satisfacción», afirmó ayer el concejal responsable de Deportes, Facundo Pelayo.

Durante toda la temporada del año 2016 se alcanzaron los 94.332 bañistas, una cifra superior a los 93.459 contabilizados en el 2015. Y aunque al final todo va a depender de la climatología, lo cierto es que si se mantiene el calor, el Ayuntamiento confía en mantener el récord de casi 95.000 bañistas alcanzado el año pasado. «Siempre nos gustaría que hubiera más bañistas, pero lo cierto es que intentamos facilitar que las instalaciones sean adecuadas, que estén en las mejores condiciones, tanto el césped como el agua, y que se combinen en la medida de lo posible con actividades de ocio que se conviertan en un atractivo para los usuarios», indica Facundo Pelayo. Es el caso de las actividades de gimnasia y baile en el agua, que comenzó de forma más tímida el verano pasado y que, ante la fuerte demanda, se ha duplicado la oferta durante este verano. Además, según el Ayuntamiento, resulta difícil establecer un perfil del bañista, ya que van desde familias con niños a jóvenes e incluso mayores.

Un análisis más detallado de las tres instalaciones municipales revela que El Sotillo sigue siendo la más utilizada, con una fuerte diferencia. De hecho, seis de cada diez bañistas acuden allí. Y es precisamente en El Sotillo donde también se ha roto de alguna manera la estadística, ya que se ha producido un aumento de usuarios. A finales de julio, eran 31.946 los que habían pasado, 764 más que en la misma fecha del 2016.

En segundo el Monte el Viejo, que han pasado de 15.790 en julio del verano pasado a 14.752 este año. El descenso no es significativo, en opinión de Facundo Pelayo, que sostiene que se trata de unas instalaciones en auge que en los últimos años un notable crecimiento de usuarios, debido a las mejoras que se han aplicado en el vaso y a la colocación de elementos lúdicos, como unas cascadas o un tobogán. Además, la facilidad del transporte con el autobús urbano también provoca un incremento de bañistas. Por último, las piscinas de San Telmo figuran un año más como las menos utilizadas, probablemente al tratarse de las más pequeñas de las que gestiona el Ayuntamiento. También allí se ha apreciado un ligero descenso, ya que se ha pasado de 11.127 usuarios a finales del mes de julio de 2016 a 10.649 este año.

Además de estas tres instalaciones, figura el Campo de la Juventud como piscina pública, aunque es gestionada por la Junta de Castilla yLeón y funciona al margen de estos tres recintos.

Esta estadística que se ofrece en el ecuador de la temporada veraniega puede sufrir importantes vuelcos cuando se ofrezcan los datos del final de la temporada, que pueden modificarse de forma sustancial en función de la climatología, que es en el fondo el principal factor que regula la mayor o menos asistencia a las piscinas.

El cierre de las instalaciones, como ha ocurrido ya en años precedentes, se realizará de forma escalonada. El Sotillo será el primero en clausurar la temporada de baños el 29 de agosto, sobre todo para poder celebrar en los entornos varias actividades incluidas en el programa de fiestas de San Antolín.

Dos días más tarde, el 31 de agosto, cerrará San Telmo, y el Monte el Viejo se mantendrá abierto hasta el 10 de septiembre. Será entonces cuando ya comiencen a funcionar las dos piscinas climatizadas de titularidad municipal, Eras de Santa Marina y Campos Góticos, y los primeros cursos de natación y otras actividades en el agua.

Las piscinas públicas, en definitiva, han logrado mantener más o menos el número de usuarios de cada verano, después del importante descenso que se contabilizó hace aproximadamente una década, cuando comenzaron a proliferar las piscinas públicas en varios pueblos del alfoz, donde también acudían los vecinos de la capital, y también las de urbanizaciones privadas. «Fue un momento en que se notó un bajón en las estadísticas, pero yo creo que superado ese bache, más o menos se mantienen las cifras actuales», concluyó ayer Facundo Pelayo.

Fotos

Vídeos