Peridis pregona con humor e ilustración el Día de la Provincia de Palencia

Peridis, durante el pregón en el Día de la Provincia. / Marta Moras

El expresidente de la Fundación Santa María la Real recorre las comarcas con sugerentes textos literarios

FERNANDO CABALLEROPalencia

Palentinismo ilustrado, poesía, humor, defensa del patrimonio, amor a la tierra, graciosas anécdotas y memoria. Todo eso y más destiló este viernes el pregón de José María Pérez ‘Peridis’, un hombre del renacimiento en pleno siglo XXI, según le definieron los presentadores del Día de la Provincia, los periodistas Álvaro Lantada y Lola Rebolleda.

Lo de ser un claro ejemplo del renacimiento se evidenció en su discurso, salpicado con referencias a Ricardo Becerro de Bengoa, Francisco Simón y Nieto y la poetisa mexicana Isabel Pesado, que recorrió el valle de Redondos, en la Montaña Palentina, en los tiempo en los que Becerro de Bengoa escribía su famoso ‘Libro de Palencia’.

Peridis echó mano de la memoria, de su memoria, para recordar aquel Aguilar de Campoo que entonces era una villa pequeña en comparación con Barruelo de Santullán, «que nos ganaba siempre al fútbol».

El pregonero jugó, y provocó las risas del público, con los diminutivos de los pueblos de Palencia, como Astudillo, porque esta provincia «es modesta». Sobre Astudillo leyó un texto de Becerro de Bengoa; sobre Tierra de Campos, otro de Simón y Nieto, y de la Montaña Palentina, ilustró con el hermoso texto de Isabel Pesado, que estaba casada con Antonio de Mier, con antecedentes familiares en San Juan de Redondo.

Cuando la autora mexicana de se refirió a la población de osos, Peridis apostilló: «Ahora nacen más osos que niños, gracias a que el oso está protegido y los niños, menos».

Peridis no se olvidó de las romerías del románico y de una mujer que agradeció a Antonio Gala su presencia y la de mucho otros, pero le recordó que en invierno se quedan pocos. El escritor cordobés ensalzó las plantaciones de lombardas que había en Herrera. Y sobre esta anécdota, el pregonero construyó un deseo: sembrar de lombardas toda la provincia y llenarla de color morado, como la bandera de Palencia y así se la llamaría la «Lombardía española».

Cerró su intervención con unas preciosas, hermosas y poéticas definiciones de Palencia, donde Peridis evidenció su conocimiento de la provincia. Arroparon a Peridis los patronos de la Fundación Santa María la Real y su director general, Juan Carlos Prieto.

Peridis recibió de recuerdo la insignia de oro de la provincia y la primera edición del ‘Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia’, de Rafael Navarro García, editado en 1920 por la Diputación.

En unas delaraciones previas al acto institucional, Peridis ensalzó a los alcaldes, a los que definió como «la base de la democracia» y la «representación directa de los ciudadanos».

Fotos

Vídeos