Los pensionistas de Palencia salen a la calle para reclamar dignidad

La manifestación, en la Calle Mayor. / Marta Moras

1300 personas, según la Policía Local, y 3.000, según los sindicatos, secundan la manifestación por unas pensiones dignas

Domingo, 15 abril 2018, 20:29

Bajo unos enormes nubarrones que anunciaban tormenta. Así arrancó la manifestación que sacó a la calle a los palentinos para reclamar unas pensiones «que garanticen el poder adquisitivo de los pensionistas». 3.000 personas, según los sindicatos, y 1.300, según fuentes de la Policía Local, tomaron la salida del parque del Salón para encaminarse hacia la Plaza Mayor en una movilización en la que participaron personas de todas las edades.

Dignidad. Esa era la principal demanda de la manifestación, convocada en toda España, y a la que asistieron personas que tienen que estudiar cada mes ingeniería financiera para llegar a final de mes con unas pensiones que, en la mitad de los casos, no llegan al umbral del salario mínimo interprofesional. Una de esas pensionistas a la que le cuesta horrores llegar a fin de mes es María José Abelenda, que decidió salir a la calle para reclamar eso que todos pedían: dignidad. «Con mi pensión, de 637 euros, vivimos tres personas: mi hijo, que tiene una minusvalía absoluta y mi nieta, que tiene 23 años y no encuentra trabajo. Es imposible vivir así», se lamentaba María José mientras caminaba por la Calle Mayor junto a dos de sus amigas, que también son pensionistas y les resulta muy difícil afrontar los pagos corrientes cada mes.

Las canas de los manifestantes teñían de blanco esa multitud que se dirigía lentamente a la Plaza Mayor, pero, entre este gran grupo de ancianos y de personas de mediana edad, había más de un veinteañero preocupado por su futuro, como Roberto Mendoza, que acudió al llamamiento junto a su pareja, Jennifer Miguel. «Teníamos que venir porque a este paso no nos vamos a poder jubilar», sentenció este palentino de 26 años.

La manifestación fue más silenciosa de lo habitual. Las consignas y proclamas no sonaron por las calles de la ciudad con la fuerza de otras ocasiones. Ni siquiera se escuchó el manido 'No nos mires, únete' cuando un grupo de personas se quedó mirando la protesta desde los soportales de la Calle Mayor. No obstante, prácticamente todos los asistentes portaban en ristre banderas de los sindicatos UGT y CC OO, que convocaban la protesta. Pero entre tanto mástil y metros de plástico ondeando al viento destacaba la figura de un hombre sin pegatinas de sindicatos en el cuerpo ni banderas en sus manos: la silueta de Santiago Pajares, que, con los 760 euros que cobra al año asegura que solo puede vivir de una forma austera. «Esta es una reivindicación muy justa y, ante esto, la simbología no importa. Las banderas no dicen mucho, dice más el pensamiento de la persona», sentenció Santiago poco antes de llegar a una Plaza e España que esperaba el inicio de los discursos de unos y otros.

Los jóvenes palentinos Álvaro Bilbao, de Juventudes Socialistas, y Paula Miguel, de Juventudes Comunistas, fueron los encargados de leer el manifiesto, en el que reclamaron que el Estado «vele por el bienestar de la ciudadanía, especialmente el de las personas más vulnerables».

Tras la lectura del manifiesto, los responsables provinciales de UGT y CC OO tomaron la palabra para alentar a los asistentes a seguir luchando porque «la fuerza del pueblo está en la calle y en las urnas», tal y como apuntó Julián Martínez, secretario general provincial de UGT Palencia. Mientras, Luis González, secretario general de CC OO Palencia, aseguró que «si es necesario, llegaremos a una huelga general».

La manifestación acabó a la hora prevista y esos nubarrones que anunciaban tormenta no descargaron su contenido sobre los manifestantes. «El chaparrón más gordo aún está por llegar», apuntaba un manifestante al salir de la Plaza de España en una metáfora sobre el oscuro futuro de las pensiones. Y es que, no son pocos los que piensan que el camino en la lucha por la mejora de las condiciones de los pensionistas no ha hecho más que comenzar. Próxima parada: el 1 de mayo.

Secciones
Servicios