Los furtivos controlan el Parque Natural de Fuentes Carrionas, según los animalistas

Una osa con dos oseznos, en el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente el Cobre. /El Norte
Una osa con dos oseznos, en el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente el Cobre. / El Norte

La gestión de la Junta «ha provocado que el oso pardo sea objetivo», sentencian los conservacionistas de FAPAS y el partido PACMA

El Norte
EL NORTEPalencia

El fondo para la protección de los animales salvajes (FAPAS) y el partido animalista (PACMA) han emitido un durísimo comunicado en el que afirman que el espacio natural protegido de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre en Palencia está «controlado por mafias de caza furtiva». FAPAS y PACMA aseguran en su escrito que la Junta de Castilla y León lleva años evitando el enfrentamiento con los cazadores furtivos de Palencia, una dejadez administrativa que, según los animalistas, «levanta numerosas sospechas, teniendo en cuenta que el furtivismo ya salpicó a la administración castellano y leonesa cuando el Celador Mayor de la Reserva Regional de Caza de Fuentes Carrionas, integrada en el Parque Natural, fue sancionado por caza ilegal».

Denuncias por supuesta caza ilegal

La entidad conservacionista FAPAS y el partido animalista PACMA han denunciado a dos individuos que fueron identificados por un miembro de FAPAS cuando se encontraban, supuestamente, en la Montaña Palentina cazando con perros de forma ilegal. Ambas instituciones aseguran que su meta es acabar con la caza ilegal y que continuarán trabajando para acabar con las las malas prácticas cinegéticas. «Seguiremos denunciando ante todas las instituciones que sean necesarias esta lamentable situación, cuyo origen es sin duda la práctica ilegal de la caza, pero con una clara responsabilidad de la Junta de Castilla y León por no luchar de manera eficaz contra ella y hacer cumplir la Ley», sentencian.

Los animalistas acusan a la Junta de Castilla y León de no hacer frente a estas supuestas mafias que, según su parecer, controlan la caza en el espacio natural. «Nadie, ni siquiera la administración, parece querer enfrentarse a las agresivas mafias que practican la caza ilegal e indiscriminada en este territorio. Se trata de grupos organizados y violentos que, sin el menor reparo, actúan día y noche para arrasar la vida animal con sus perros de presa», inciden en su comunicado, en el que aseguran que estos grupos de cazadores ilegales practican una modalidad de caza 'ancestral' en la que acosan, incluso montados en caballo, a los animales, «que mueren agónicamente rematados a cuchillo mientras los sujetan perros de presa», afirman.

PACMA y FAPAS aseguran que estas prácticas no se están persiguiendo lo suficiente, pese a que han sido denununciadas en numerosas ocasiones. «Nadie se atreve a intervenir y cuando hemos puesto en conocimiento de las autoridades del parque han mirado hacia otro lado», señalan.

Los animalistas apuntan que Fuentes Carrionas se ha convertido, a lo largo de los últimos años, en un territorio sin control. «Al más puro estilo del salvaje oeste americano, solo impera la Ley del más fuerte, el que amedranta, acosa y agrede. En este caso, las mafias de furtivos», afiman en su comunicado para posteriormente criticar duramente la gestión que realiza la Junta de Castilla y León, a la que acusan de provocar ataques de furtivos a especies en peligro de extinción. «La anarquía de gestión que se lleva a cabo en estos parques naturales la Junta ha provocado que, una y otra vez, ejemplares de la especie más emblemática y en peligro de extinción en la Cordillera Cantábrica, el oso pardo, se haya convertido en objetivo de los furtivos», aseveran.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos