«Me parecía imposible escribir canciones para cantarlas yo en lugar de mi hermana»

La cantante y compositora de New Day, Amparo Llanos, con Jota Armijos a la izquierda y Samuel Titos./El Norte
La cantante y compositora de New Day, Amparo Llanos, con Jota Armijos a la izquierda y Samuel Titos. / El Norte

Amparo Llanos, cantante de New Day y excomponente de Dover, en concierto este viernes en el Universonoro

ESTHER BENGOECHEAPalencia

Esa voz conocida y desconocida a la vez, con esos temas intimistas y repletos de folk inundará este viernes (22 horas en el Universonoro) las paredes del Universonoro. Amparo Llanos, guitarrista, compositora y cofundadora de Dover, aterriza en Palencia con un nuevo proyecto. Disuelta ya la formación del archiconocido ‘Devil came to me’, Amparo –sin su hermana Cris– junto con el bajista de Dover, Samuel Titos, y Jota Armijos en la batería han creado New Day. Esta formación musical que nació en el verano de 2015 está arrasando con su single ‘Stay’, una canción que si escuchas, no dejarás de tararear.

–¿Cómo nace el nuevo proyecto de New Day?

–Cuando decidimos separarnos de Dover, yo tenía claro que quería seguir haciendo música y continuar con las canciones y los conciertos. New Day sale de las ganas de que no se acabara con Dover mi andadura y la de Samuel en la música.

–¿Escribía las canciones pensando que ya iba a ser usted quien las cantase?

–La primera que escribí fue ‘Say Yeah!’ y aún no se me había metido en la cabeza que lo iba a cantar yo. Me parecía imposible, pero si no era mi hermana quien la cantaba, quién la iba a cantar. Así que decidí hacer las canciones que quisiera para cantarlas yo porque no me sale componer para otras personas que no sean mi hermana o yo.

–¿Cómo es el cambio de tocar a cantar?

–Es muy distinto pero es increíblemente maravilloso. Pensé que me iba a dar mucho miedo pero me siento muy a gusto cantando, y después de los conciertos porque durante todos los años de Dover jamás se me ocurrió cantar una canción, porque ahí estaba a voz maravillosa que Cris. Cantando soy más yo que nunca, más que cuando estoy tocando la guitarra, sin ninguna duda. Además siempre me ha gustado cantar, aunque sea en la ducha.

–¿Cómo fue el primer concierto que dieron en Madrid?

–Con nervios al principio, pero menos de los que yo pensaba, que creía que me iban a dar sofocos y desmayos y que me iban a tener que sacar en camilla. Estaba nerviosa pero me sentía con ganas y preparada para hacerlo, y al terminar era una sensación increíble, de pensar que he hecho otra cosa que no pensé que iba a hacer.

–Tengo entendido que su hermana va a verles a todos los conciertos en Madrid...

–Sí, Cris viene a vernos a todos los directos que damos en Madrid. Le encanta el disco, lo va escuchando por la calle y nos anima mucho, sobre todo en aquel momento de arrancar. Y Samuel y yo le preguntamos muchas dudas a Cris.

–¿Por qué se puso punto y final a Dover?

–La decisión primera la tomó Cris porque ya estaba cansada y decía que todo lo que teníamos que hacer con Dover ya lo habíamos hecho. Sí que es cierto que, a medida que fue acercándose el final, nos dimos cuenta de que tenía razón, que era algo que sabíamos todos pero que no queríamos reconocerlo. Era mejor dejarlo ahí que seguir por seguir.

–¿Esperaban tanto éxito con el primer single?

–A nosotros nos gustaba mucho y estamos muy contentos con el éxito que ha tenido. Pero es cierto que es a base de trabajar y currárselo mucho como cualquier otro grupo que empieza.

–¿Es como empezar de cero aunque lleven 25 años en el mundo de la música?

–En muchas cosas es como empezar de cero porque para arrancar con un grupo tienes que tener las mismas ganas que si tuvieras 18 años y en todo estamos empezando de cero.

–¿Juegan con ventaja con respecto al resto de grupos noveles?

–El hecho de venir de Dover puede dar unas ventajas pero también una serie de inconvenientes, y tienes que demostrar que lo que haces vale y siempre cuesta más. Hay que trabajar y que luchar mucho. 

–El nombre también es un nuevo comienzo...

–Estábamos devanándonos los sesos porque no teníamos nombre y ya teníamos un concierto a diez días. Estaban las trece canciones, todo menos el nombre, y de repente una noche llamé a Samuel y le pregunté qué le parecía New Day, y le gustó mucho. Cogimos el nombre inconscientemente pero tiene todo el sentido.

–¿Le gusta dar conciertos más intimistas y pequeños?

–Con Dover, a partir de 2013, hicimos una gira por salas pequeñas, con motivo de los 15 años del ‘Devil came to me’. Yo tengo mucho cariño a los conciertos en las salas pequeñas porque tienen una magia especial porque hay una cercanía con la gente que viene a vernos.

–Ya visitaron Palencia en una ocasión con Dover, pero corría el siglo pasado...

–Sí, es verdad, fue en el año 1998 y desgraciadamente no hemos vuelto, y es que le tengo mucho amor a Palencia porque mi padre tiene familia palentina.

–¿Ha intentado variar el estilo musical de Dover a New Day a más folk?

–No ha sido a propósito. Como estaba sola haciendo las canciones, sin saber cómo iba a ser el futuro, me salió una parte mía de dentro más ligada a la música folk y me salieron bastantes canciones del disco que iban por ahí. Cuando ya dimos forma al disco estaban las canciones hechas con esa sensación de sola ante el futuro.

–¿Siempre compone en inglés?

–Sí, a lo largo de los 25 años que llevo componiendo he hecho tres canciones en castellano. Pero, de las pocas cosas que he aprendido en la vida, es que vete a saber lo que vas a hacer en un futuro cercano.

Fotos

Vídeos