Palenzuela recibe a Carlos V

Ejercicios de tiro en Palenzuela.
Ejercicios de tiro en Palenzuela. / Luis Antonio Curiel

Los vecinos rememoran la visita del emperador en su viaje de retiro a Yuste en 1556

LUIS ANTONIO CURIELPalenzuela

La muy noble y leal villa de Palenzuela lució ayer sus mejores galas para recibir al Emperador Carlos V, rememorando su estancia en la villa en 1556 y continuando con la iniciativa del año anterior. Una visita que según recogen los anales se prolongó más de la cuenta debido al gusto del rey por las truchas del río Arlanza, lo que le provocó una indisposición al comerlas en abundancia. Palenzuela tuvo el privilegio de ser parada real para el monarca en su camino al Monasterio de Yuste y se albergó en el palacio de la villa.

Por este motivo, numerosos vecinos y curiosos se acercaron ayer a la Plaza Mayor de la villa palenzolana para visitar el campamento histórico montando por las tropas del Emperador. Una visita en la que conocieron el contexto de la época y cómo vivían las tropas, sus juegos y los distintos tipos de armas y ropas que utilizaban. La recreación histórica fue protagonizada por la Asociación Cultural ‘Cristóbal de Mondragón’, de Medina del Campo, que vistió sus mejores galas para rememorar este hecho histórico para la villa palenzolana y a la que se sumaron algunos vecinos vestidos de época. «Los campamentos tenían tiempos muertos en los que las tropas se jugaban las perras y se divertían según las costumbres de la época. Es lo que hemos intentado transmitir en esta jornada, en la que los vecinos han tenido la oportunidad de jugar con nosotros y ver de cerca nuestras armas. De hecho, a los niños que hemos reclutado para nuestro ejército les hemos instruido sobre el uso de las armas», destacó René Gay, presidente de la Asociación. Un campamento recreado en la época en el que todo el mobiliario y elementos son reproducciones originales ambientadas en el siglo XVI, desde las monedas hasta los juegos, pasando por armas, mobiliario y ropaje. Niños y mayores disfrutaron de los juegos de la perindola, la peonza, las canicas, el aro y otros muchos divertimentos que hicieron más llevadero el calor. Además, las tropas desfilaron por la villa palenzolana, juraron bandera y realizaron una exhibición con las armas de la época, todas ellas reproducciones originales del siglo XVI.

Uno de los momentos más esperados por los vecinos fue la lectura de la ‘Cédula de Leva’, por el que se procedió al reclutamiento de tropas para formar parte del ejército del siglo XVI. Numerosos vecinos se alistaron obteniendo el correspondiente certificado acreditativo y asumiendo los distintos puestos del ejército. «Para nosotros es una jornada muy importante que supone un impulso para nuestra villa, que está declarada como Conjunto Histórico Artístico de Palenzuela desde 1966, lo que supone una apuesta firme por rememorar nuestros hechos históricos más relevantes y apostar por esta patrimonio inmaterial. La respuesta de esta segunda edición ha sido muy positiva, pues además varios vecinos se han sumado al cortejo ataviados con sus mejores galas ambientadas en la época de Carlos V», destacó Sara Esteban, alcaldesa, que también se alistó al ejército.

La jornada contó también con una paellada popular organizada por la Asociación Cultural de Palenzuela que aglutinó a numerosos vecinos.

Unos actos que culminaron con la llegada del Emperador Carlos V a la villa que fue recibido de manera multitudinaria. Palenzuela regresó al siglo XVI para recibir con todos los honores al Emperador.

Fotos

Vídeos