Palenzuela ensalza la cebolla horcal en una nueva feria

Uno de los puestos de cebolla horcal de un productor de Palenuzela instalado ayer en la feria. /Luis A. Curiel
Uno de los puestos de cebolla horcal de un productor de Palenuzela instalado ayer en la feria. / Luis A. Curiel

El mercado con productores locales se clausuró con miles de visitantes y un elevado volumen de ventas

LUIS ANTONIO CURIELPalenzuela

Palenzuela ha lucido este domingo sus mejores galas para celebrar la XIV Feria de la Cebolla Horcal, que congregó a miles de personas durante toda la jornada. Una feria totalmente consolidada y que es un reclamo para los visitantes, que tienen la oportunidad de conocer de primera mano las bondades de la hortaliza estrella de la huerta palenzolana. Esta feria es posible gracias a la implicación de los vecinos, que desde los días previos al evento trabajan voluntariamente para elaborar los numerosos pinchos y tapas cocinados con cebolla horcal como ingrediente principal. «Todo el pueblo se vuelca con los preparativos de la Feria, lo que nos permite disfrutar de un día de fiesta en Palenzuela y ensalzar nuestro producto estrella, que es la cebolla horcal. Esta feria está plenamente consolidada y es un referente en Castilla y León, como demuestra la cantidad de gente que acude cada año y que en esta edición hemos batido récord de visitantes», señaló Sara Esteban de los Mozos, alcaldesa de la localidad. La feria fue organizada por el Ayuntamiento de la villa y cuenta con la colaboración de la Asociación Promotora del Distintivo de Reconocimiento de la Cebolla de Palenzuela y otras instituciones, así como el apoyo de los propios palenzolanos.

Esta organización empresarial, en la que están agrupados todos los productores, se constituyó en 2004 con el fin de promocionar esta hortaliza y conseguir la marca de garantía como figura de calidad para relanzar la cebolla. El reglamento de uso necesario para lograr la marca de calidad ya está aprobado por la asociación, lo que permitirá conseguir la marca de garantía en un plazo medio. Por este motivo, la feria también es un medio para reivindicar esta marca de calidad y desde el Ayuntamiento se insiste en la necesidad de conseguir este distintivo.

Los actos comenzaron a primera hora de la mañana con los pasacalles amenizados al son de tamboril y dulzaina por los Dulzaineros del Cerrato. Acto seguido, se procedió a la apertura de los puestos, que al cierre de la feria finalizaron con un elevado número de ventas. Otro de los actos que congregó a numerosos fieles fue la celebración de la Eucaristía, que estuvo amenizada por un terceto de cámara, que arrancó los aplausos al término de la celebración. Varios niños de la localidad ofrecieron los productos típicos de la huerta de Palenzuela.

Después de la misa, las autoridades asistentes inauguraron oficialmente la feria. A partir de este momento, todos los asistentes degustaron los más de 5.000 pinchos de tortillas elaboradas con patata y cebolla y los canapés preparados por los vecinos de la localidad. La feria ofreció numerosas recetas para todos los gustos, con la única condición de que entre los ingredientes estuviera presente la cebolla horcal. Los palenzolanos también elaboraron miles de pinchos de morcilla asada, que hicieron las delicias de todos los asistentes.

La feria contó con varios puestos en los que estuvieron presentes los distintos productores de la localidad -la Panadería La Pilar ofreció el pan de cebolla, que resultó un éxito-, además de artesanos de la zona y de los Alimentos de Palencia. Además de las cebollas, los asistentes pudieron comprar otras verduras de la huerta palenzolana, frutos secos de la zona, repostería de la localidad, embutidos, quesos, envasados, libros del Cerrato y artesanía.

El museo ubicado en la Torre del Reloj y la iglesia parroquial de San Juan Bautista, entre otros monumentos, registraron centenares de visitas durante la jornada. Los niños también tuvieron su espacio con juegos recreativos e hinchables.

La tarde contó con la actuación del Grupo Folk El Retestero.

Fotos

Vídeos