Los palentinos también han sufrido el ‘roaming’

Un usuario consulta su teléfono móvil.
Un usuario consulta su teléfono móvil. / EL NORTE

Usuarios que han abonado esta tarifa, eliminada desde el jueves por la Unión Europea, afirman que ya hablan gratis con los suyos a través de internet

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

Por fin se ha terminado el eterno problema de cuánto me costará llamar con el móvil desde el extranjero o si podré contestar a las llamadas porque me cobran mucho, que estoy fuera de España, ya sea de vacaciones, estudiando o trabajando. «Mi madre me decía: no cojas las llamadas que te va a salir muy caro pero me llamaban mis amigas de Palencia y qué iba a hacer», se pregunta Virginia Prieto, que pasó el mes de julio de 2005 en Dublín para aprender inglés. «Estuve treinta días, cogí cinco llamadas contadas y pagué más de 400 euros», rememora -ahora ya- entre risas. «Me pagó la factura el banco porque yo no tenía dinero y lo tuve que ir devolviendo poco a poco para conservar el número de teléfono», explica la palentina.

«En Gales me daban palos por todos los lados. Me llegaron muchas facturas grandes, alguna superó los 200 euros» ANDRÉS ÁLVAREZ

Desde el 15 de junio ha dejado de aplicarse en la Unión Europea la tarifa de itinerancia, el comúnmente llamado ‘roaming’. Más adelante está prevista la incorporación de Noruega, Islandia y Liechtenstein y, por contra, cuando Reino Unido abandone la Unión Europa podrían volver los recargos a ese país. Obviamente, no desaparece el coste de las llamadas ni de las conexiones a internet. A partir de ahora se aplicarán siempre las mismas tarifas contratadas en el país de origen.

Virginia Prieto vive ahora en Londres, donde trabaja en la sección de marketing digital de American Express. «Pago quince libras mensuales y puedo llamar a cualquier fijo del mundo gratis, a todos los móviles de aquí también gratis y tengo internet ilimitado», señala. «Cuando voy al extranjero, pago un extra y puedo hablar sin más coste, así que aquí el ‘roaming’ no preocupa demasiado», añade.

«He llegado a pagar una factura de 800 euros cuando Diego estaba en Suiza» ANTONIO LEÓN

El mundo del fútbol llevó al palentino Diego León a perseguir el balón por distintos países desde que era muy pequeño. Y Diego y sus padres tenían y aún tienen la costumbre de hablar diariamente. «He llegado a pagar una factura de 800 euros cuando Diego estaba en Suiza», afirma Antonio León. «Las primeras veces que salió, gastábamos un dineral. Sin duda, he sido el mejor cliente de la compañía», añade con sorna. «Ahora gracias al ‘whatsapp’, al Skype y al Facebook nos comunicamos sin gastar dinero», reconoce.

Un euro por mensaje

Andrés Álvarez coincide con Antonio León. «El fin del ‘roaming’ llega tarde, ahora todo el mundo tiene acceso a internet», afirma. Andrés estuvo de Erasmus en Gales en 2008. Aún no existía Skype ni mucho menos el whatsapp.

«Estuve treinta días, cogí cinco llamadas contadas y pagué más de 400 euros» VIRGINIA PRIETO

«Tenía dos tarjetas y cuando ponía la española en el móvil, porque me quedaba sin saldo en la internacional, me daban palos por todos los lados. Me llegaron muchas facturas grandes, alguna superó los 200 euros», recuerda. «Cada sms que enviaba era un euro, cada vez que tenía que cambiar de tarjeta por una emergencia o lo que fuera era terrible», señala el palentino, que actualmente trabaja en Dubai. Tiene contacto directo desde los Emiratos Árabes a Palencia y no le importa que el ‘roaming’ siga activo en esas tierras porque con Skype ve a su familia al otro lado de la pantalla casi a diario.

Fotos

Vídeos