Palencia se transforma con la noche del terror

Fiesta de Halloween en el barrio Nueva Balastera. /Antonio Quintero
Fiesta de Halloween en el barrio Nueva Balastera. / Antonio Quintero

Tiendas, bares, colegios y colectivos vecinales celebran Halloween con disfraces y atracciones

PILAR ROJOPalencia

El Día de todos los Santos ha comenzado a compartir su espacio cada primero de noviembre con las calabazas huecas, los disfraces de muertos vivientes o los recorridos de los pequeños con su cesta de dulces. YPalencia no pasa de lado ante una fiesta sin tradición (se necesitan al menos dos generaciones para poder hacer uso de este término), completamente importada de la cultura anglosajona, pero a cuyo tren se han subido comercios, hosteleros e incluso colegios que han querido complementar el bilingüismo con unas costumbres en las que los más pequeños llevan ya años completamente imbuidos.

Muchos comercios tienen ya su pequeño ‘córner’ dedicado a Halloween, en el que venden desde calabazas a disfraces de lo más terroríficos y complementos de todo tipo para otorgar un aire siniestro al look.

Dulces, tartas con forma de calabaza, golosinas, cestitas, calaveras, antifaces y atuendos que recuerdan a los personajes más conocidos del cine de terror tomaron ayer las calles palentinas en un remake que también se traducirá, posiblemente, en impulso económico porque el consumo se reactiva de forma importante.

Los colegios hicieron sus particulares fiestas para combinar el aprendizaje del inglés con retazos de la cultura anglosajona y el paisaje urbano de la tarde se tiñó también de naranja con niños que pedían golosinas con su ‘truco o trato’.

También las asociaciones de vecinos se apuntaron al carro de Halloween y el barrio de la Nueva Balastera, donde predominan las familias jóvenes y niños pequeños, celebró desde las 17:30 una chocolatada para entonar a los participantes en una tarde en la que el frío comenzó a dejarse notar. Más tarde, la puerta 8 del estadio municipal de La Balastera sirvió como escenario del túnel del terror. También el Ayuntamiento quiso poner su granito de arena y, de la mano del grupo cultural Muriel, celebró en la sede que el colectivo tiene junto al parque infantil de El Salón un taller de pinta caras y peinados donde los más atrevidos fueron a caracterizarse antes de salir a la calle. También el centro comercial Las Huertas instaló una calabaza gigante con juegos para todos los asistentes.

También han sido numerosos los bares que se han sumado a una fiesta que, a base de decoración y combinados con nombres de ultratumba, se transforma en más dinero para la caja. Poco a poco, Halloween va cobrando fuerza, aunque todavía está alejado del escenario del Carnaval, donde la tradición y el seguimiento es mucho mayor.

Tras una pasada noche terrorífica, la tradición cristiana de Todos los Santos cobra hoy de nuevo protagonismo de la actualidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos