Palencia es la tercera provincia de la región con menos inmigrantes

Cristina Sáez y Santiago González, de CC OO, durante la presentación del estudio./M. A.
Cristina Sáez y Santiago González, de CC OO, durante la presentación del estudio. / M. A.

Un estudio de CC OO concluye que el tópico de que los extranjeros quitan el trabajo a los españoles «es rotundamente falso»

MARCO ALONSOPalencia

Palencia tiene 6.061 personas extranjeras asentadas en su territorio, 180 más que el pasado año. No obstante, este saldo migratorio positivo que ofrecen los datos del Instituto Nacional de Estadística no han hecho que se cambiase la dinámica, y Palencia sigue a la cola en lo referente al porcentaje de población extranjera. El 3,71% de los vecinos de la provincia son foráneos y estos números hacen que solo Salamanca (con un 3,50%) y Zamora (con un 3,31%) tengan un porcentaje menor de inmigrantes en toda la comunidad autónoma.

Todos estos datos y muchos más han sido utilizados por El Observatorio Sindical de las Migraciones, elaborado por CC OO, para sacar unas conclusiones que sirven para dinamitar muchos de los tópicos que se asocian con los extranjeros. Una mentira repetida mil veces no se convierte en realidad, pero parece que algo cala. Y es que frases como ‘los inmigrantes vienen a quitarnos el trabajo’, ‘colapsan la sanidad’ o ‘viven de subvenciones’ se han repetido hasta la saciedad por ciertos sectores de la sociedad, a pesar de que los datos demuestran que no corresponden, en absoluto, con la realidad.

El Observatorio Sindical de las Migraciones deja bien claro que ciertos estereotipos que se asocian con los inmigrantes tienen poco que ver con la realidad. Solo hay que fijarse en que la tasa de paro de la población extranjera es 12 puntos superior a la de los castellanos y leoneses, o en que el 89% de los contratos realizados en Palencia a inmigrantes son temporales o en que se ha observado un aumento de la siniestralidad en el trabajo en este tipo de trabajadores, especialmente en los accidentes graves. Además, la denominada brecha salarial de género es más acusada en las extranjeras, que en 2015 tenían un salario medio anual de 11.104 euros frente a los 18.804 euros que cobraban las mujeres españolas.

Otra de las afirmaciones que derriba este estudio es aquella que dice que los inmigrantes colapsan la sanidad. Y es que la población envejecida es la que más demanda los servicios sanitarios, y la población extranjera tiene una media de edad mucho menor que la autóctona. La media de edad de los castellanos y leoneses es de 47,8 años, mientras que la de los inmigrantes es de 33,8.

Otro de los clichés xenófobos que acompaña a los extranjeros es el que dice que buena parte de ellos vive de subvenciones, una afirmación que no se corresponde con los datos aportados por el Observatorio Sindical de las Migraciones. Según este estudio, en Castilla y León, el 63% de los inmigrantes demandantes de empleo no cobra ninguna prestación y solo el 13% de ellos se beneficia de la Renta Garantizada de la Ciudadanía, prestación que se incluyó a finales de 2010 en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León como un derecho de los castellanos y de los leoneses en situación de exclusión social y que forma parte del conjunto de prestaciones de la Red de Protección a las Familias y las Personas más vulnerables.

El estudio recoge una serie de datos que dejan entrever que los trabajadores inmigrantes son una de las grandes bazas que tiene el medio rural para luchar contra la despoblación. De hecho el 53% de la población foránea que reside en Palencia está asentada en la provincia, algo muy significativo para Santiago González, secretario de acción sindical de CC OO. «La mayoría de las personas extranjeras trabajan en el medio rural y eso es una buena noticia porque todos los días vemos los problemas que tenemos en Castilla y León por la despoblación y es muy positivo que se asiente población», recalca González, cuyas palabras fueron refrendadas por Cristina Sáez, responsable del Centro de Información al Trabajador Extranjero (CITE)de CC OO. «La población extranjera lo tiene más complicado siempre a la hora de buscar un empleo. Hay que darles una oportunidad y desmitificar que vienen a robar o a quitarnos el trabajo. Hay muchas trabas para encontrar un trabajo por la crisis y, a mayores, la sociedad se lo hace más difícil por creerse los mitos falsos que vienen motivados de un rechazo a lo diferente», agregó la responsable del CITE.

Ponerse en el lugar del otro es uno de los mecanismos que tratan reforzar desde CC OO para que ese temor a lo foráneo deje de ser una barrera para la cohesión social. Y parece que la empatía con los que llegan a esta tierra desde otros países no debería ser un ejercicio demasiado difícil, ya que el número de palentinos en el extranjero se ha multiplicado en el los últimos años. En 2009, la población palentina que residía en el extranjero, según datos del INE, era de 5.610 personas. A día 1 de enero de 2017 era de 8.157, con una proporción similar entre hombres y mujeres, si bien la población femenina saca una cierta ventaja. «El miedo a lo diferente no ha frenado a muchos palentinos para salir fuera y no debería ser un problema para los que se quedan», sentencian desde el sindicato Comisiones Obreras.

Fotos

Vídeos