Palencia permitirá que solares urbanos sean espacios de ocio o huertos

Solar sin edificar desde hace años en la calle Menéndez y Pelayo. /A. Quintero
Solar sin edificar desde hace años en la calle Menéndez y Pelayo. / A. Quintero

La modificación del PGOU prevé la concesión de licencias provisionales para parcelas vacías

JOSÉ MARÍA DÍEZPalencia

Proliferan en todas las ciudades. Normalmente, si se sitúan en pleno casco histórico, se encuentran vallados con tapias de ladrillo u hormigón y se convierten un antiestético vacío en la trama urbana de la ciudad. En otras ocasiones, si el solar se sitúa en una zona alejada del centro de la ciudad, una simple valla metálica impide el acceso, con lo que la sensación de abandono se agrava aún más. Están en todas las ciudades, son aquellos solares vacíos, con inmuebles derribados o simplemente nunca construidos, a la espera de que sus propietarios se decidan a invertir en su edificación, porque la normativa urbanística especifica que únicamente puede destinarse a esto, a la construcción de bloques residenciales o de viviendas unifamiliares. Ni más, ni menos.

En algunos casos, son recientes, tras el derribo de un edificio que amenazaba ruina, en otros, llevan décadas a la espera de que sus propietarios se lancen a una nueva aventura inmobiliaria. En algunas ocasiones, la espera es tan larga, que esos huecos se han convertido ya en un elemento más del paisaje urbano. Pero el problema es que no se trata de un espacio digno de admiración, sino de un aspecto distorsionador que empobrece la imagen de la ciudad.

Pero poco puede hacerse para evitarlo. Desde el Ayuntamiento no puede más que requerirse a los propietarios que mantengan unas condiciones de limpieza y ornato mínimas, para que no afecten a la seguridad y la salubridad pública.

La ley no obliga a construir en los solares vacíos, con lo que una labor periódica de limpieza y una tapia suelen bastar para que el solar no dé más problemas a sus propietarios.

Pero esta situación no tiene por qué ser así, y una prueba de ello es el proyecto de recuperación ambiental y colaboración ciudadana desarrollado en la ciudad de Zaragoza con el ‘magrittiano’ nombre de ‘Esto no es un solar’, que se ha ido exportando ya a otras ciudades españolas, con el objetivo de que esos espacios vacíos, esos solares sin construir que se pueden encontrar en todos los cascos urbanos, puedan convertirse en zonas de ocio, esparcimiento y disfrute para los vecinos.

Primer paso

Para ello, el primer paso que debe darse es una modificación expresa de la normativa urbanística, puesto que en estos momentos en Palencia, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) establece claramente que en el suelo calificado como urbano únicamente pueden llevarse actuaciones de carácter residencial, es decir, la construcción de viviendas, con lo que cualquier otro tipo de iniciativa queda vedada.

Ante esta situación, desde la Concejalía de Urbanismo, con el afán de mejorar la estética de la ciudad y facilitar la apertura de espacios de ocio y recreo principalmente en la zona centro, que es la que menos se ha dotado de espacios destinados al esparcimiento (parques o juegos infantiles), ha dado el paso de incluir en la propuesta de modificación del Plan General de Ordenación Urbana la posibilidad de conceder licencias temporales de uso en este tipo de solares vacíos, con el fin de que puedan crearse espacios de recreo e incluso también huertos urbanos, dado que se han presentado peticiones en este sentido.

Así, desde Urbanismo se plantea que el artículo 191 del PGOU recoja un apartado destinado al acondicionamiento «temporal» de las parcelas de suelo urbano bajo la siguiente regulación: «Mientras no se proceda a la edificación de las parcelas en suelo urbano, se permitirá su acondicionamiento temporal con usos vinculados al ocio como espacios libres, espacios deportivos al aire libre, huertos urbanos… Las obras para usos provisionales habrán de ser las mínimas imprescindibles y fácilmente desmontables para garantizar la provisionalidad. Los huertos urbanos estarán dedicados exclusivamente a huerto de especies para el consumo humano, y como única excepción el cultivo de plantas de jardinería. No se permitirán instalaciones de casetas, ni tenencia o cría de animales».

Esta modificación es solo el primer paso, puesto que hasta ahora cualquier iniciativa de estas características está completamente prohibida, pero una vez que se consiga el cambio urbanístico debe también establecerse algún reglamento para el desarrollo de las actuaciones.

Dificultades

La principal dificultad estriba en que se trata de terrenos de propiedad privada y que para cualquier proyecto que quiera desarrollarse es necesaria una inversión económica. El Ayuntamiento, por el momento, no tiene previsto habilitar ninguna partida en sus presupuestos para desarrollar actuaciones de este tipo, aunque si se presentan proyectos en el futuro podría plantearse la posibilidad, dado que el gasto sería mínimo y los beneficios para la ciudad en algunos casos serían notables, puesto que permitiría dotar de espacios de ocio y de esparcimiento a zonas de la ciudad que carecen casi por completo de áreas verdes.

En algunas ciudades, como en Zaragoza, en donde arrancó la iniciativa, el Ayuntamiento colaboró activamente, aunque la mayor parte de las actuaciones fueron desarrolladas a partir de ideas procedentes de los propios vecinos y de un equipo de arquitectos que se implicó desde el principio.

Desde el Ayuntamiento, se espera que sean las propias iniciativas comunitarias las que impulsen las actuaciones y colaboren con trabajos voluntarios en el acondicionamiento de los solares para su transformación en espacios abiertos a toda la comunidad, siempre que consiga salvarse el escollo de la cesión desinteresada de los propietarios de los terrenos. Para facilitar este aspecto, desde el Ayuntamiento se insiste en que se trata de actuaciones temporales, a las que se darán licencias provisionales, siempre condicionadas a la decisión del propietario de impulsar un proyecto de edificación.

Por el momento, solo es una propuesta incluida en el borrador de modificación del Plan General, que está pendiente de aprobación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos