El Palacio Provincial de Palencia mide su estado para ahorrar energía

Carmen Fernández Caballero, Juan Carlos Prieto y Ángeles Armisén observan uno de los sensores instalado en la Diputación. / Antonio Quintero

La Fundación Santa María la Real aplica un novedoso proyecto en el edificio centenario

PILAR ROJOPalencia

El Palacio Provincial de la Diputación cuenta desde este lunes con el proyecto HHS-EnerCon2, una iniciativa de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico que se desarrolla en colaboración con la empresa Telnet y que toma como referencia tres edificios piloto: la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Catedral de Palencia y, ahora, también el Palacio Provincial.

La iniciativa fue presentada por la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, y el director general de la Fundación Santa María la Real, Juan Carlos Prieto. El edificio de la calle Burgos cuenta ahora con 60 sensores desplegados en una treintena de espacios del edificio, tanto en la zona noble como en los almacenes o en el área de despachos. Estos sensores controlan de manera permanente hasta 105 parámetros ambientales en tiempo real, tanto de consumo energético como otros más relacionados con la gestión y el uso del edificio.

Desde la semana, pasada 38 sensores vigilan las condiciones de temperatura y humedad, 10 se ocupan de controlar la luminosidad, 5 de las emisiones de CO2, 6 analizan el consumo eléctrico de determinadas áreas del edificio y uno se ocupa de contar personas. Además, una estación meteorológica colocada en el exterior del inmueble sirve como referencia en el control de temperatura y humedad, a la vez que arroja datos sobre presión barométrica, dirección y velocidad del viento, así como de la cantidad y duración de lluvia o granizo.

«Nuestro reto ahora es transformar esos datos en conocimiento útil, para facilitar la gestión», indicó ayer Juan Carlos Prieto. El proyecto está funcionando en el Palacio de la Diputación, en la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando (donde se instaló el mecanismo en julio) y en la Catedral de Palencia (gracias a un convenio con el Cabildo y el Ayuntamiento).

El proyecto se ha adaptado a las necesidades de cada uno de los inmuebles, en función de usos y tipologías, para que sea lo más efectivo posible. En la Diputación y en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, uno de los retos será facilitar el control de los almacenes de obras de arte o el uso de los espacios públicos; mientras que en la catedral de Palencia, el proyecto se centrará más en aspectos como el control de la iluminación exterior o del consumo energético. Se trata, en definitiva, de un programa que funciona en tres edificios con un único reto.

Juan Carlos Prieto destacó que la instalación de sensores en la Diputación ya ha concluido y ya se pueden obtener datos de humedad, luminosidad, emisiones de CO2, consumo de energía eléctrica o paso de personas, entre otros muchos. Con todos ellos, se elaborará un plan energético que incidirá en medidas de ahorro, aunque siempre teniendo en cuenta que se trata de un edificio histórico que no solo atesora despachos y actividad institucional, sino también obras de arte.

En principio, debería transcurrir al menos un año para poder trabajar con cifras de las cuatro estaciones antes de aplicar medidas concretas de ahorro y eficiencia.

Armisén y Prieto destacaron que se trata de una iniciativa que evidencia la necesidad de establecer vínculos entre administraciones públicas y empresas privadas. «El proyecto va a permitir mantener el edificio en óptimas condiciones, permitirá intervenciones futuras mejorando nuestro mantenimiento diario del edificio, con el consiguiente ahorro de los consumos energéticos», señaló la titular de la Diputación.

Fotos

Vídeos