Olleros de Pisuerga reparte 1.800 raciones de paella

Los cocineros preparan la paella, este mediodía en Olleros. /Nuria Estalayo
Los cocineros preparan la paella, este mediodía en Olleros. / Nuria Estalayo

Excelente acogida de la fiesta, que deriva multitud de visitas a la ermita rupestre

NURIA ESTALAYOOlleros de Pisuerga

Entre el conjunto rupestre de la iglesia de los Santos Justos y Pastor y la torre exenta del siglo XVII que dejó sonar sus campanas se han servido este domingo las 1.800 raciones que se tenían previstas. El fresco amanecer no ha detenido a los amantes de la paella a acercarse hasta la localidad de Olleros de Pisuerga y disfrutar de su ensalzado menú iluminado por un sol que finalmente se dejó ver y calentó el ambiente durante todo el reparto y celebración de la fiesta ollerense.

Galería de fotos

Doce cocineros de la Asociación de la Gran Paella Ollerense, organizadora de este evento gastronómico, prepararon las siete paelleras que se cocieron sobre leña de roble y bajo la atenta mirada de turistas y vecinos. Tras sacar sus cupones a 4 euros la ración, los comensales guardaban cola para hacerse con una porción de esos 300 kilogramos de pollo, casi 400 kilos de arroz, y otros tantos de marisco (langostinos, gambas, cigala, mejillones, almejas y anillos de calamar), acompañados además de guisantes, pimientos y otros añadidos.

Para que la espera se hiciera más corta y la comida más amena, se contó con la actuación del trovador Miguel Cadavieco que con el sonido de su rabel y sus divertidas coplas entretuvo a los asistentes. Cadavieco ofreció también temas populares como el entrañable 'Viento del Norte' que también había hecho su aparición en la atmósfera y que no ha abandonado la comarca.

Entre los turistas que no quisieron perderse este exquisito ejemplo de la cocina española, hubo un grupo de ingleses e italianos que un enlace matrimonial había traído hasta las tierras palentinas el día anterior y quisieron festejar el domingo con el delicioso arroz. De este modo, podrán hacerse eco en otras latitudes de este «día de fiesta y de reunión familiar», como lo describió el presidente de la asociación ollerense, Enrique Cabria, enfatizando que se trata de una celebración que produce «mucho orgullo porque en un pueblo de 50 habitantes se junta un montón de gente».

Esta XXXIX edición de la Gran Paella Ollerense contó, asimismo, con la presencia del delegado territorial, Luis Domingo González, que estuvo acompañado por María José Ortega, diputada y alcaldesa del municipio aguilarense, al que pertenece Olleros. Igualmente, se acercaron hasta esta celebración varios concejales del ayuntamiento de Aguilar que fueron acogidos tanto por los cocineros de la paella como por el presidente de la Junta Vecinal, David Diez.

Muchos han sido los que decidieron quedarse en los alrededores y deleitarse allí mismo del plato ollerense, ya fuese sentados en el suelo, en la rocas, escaleras o haciendo uso de sus propias sillas y mesas campestres. El aire desde el entorno del eremitorio llevó a los que allí se quedaron las ocurrencias de los participantes en el cuarto concurso de monólogos. Y más entrada la tarde, se entretuvieron con la exhibición de perros, mostrando su obediencia, defensa y guarda.

Olleros celebra su fiesta en torno a sus patronos los Santos Justo y Pastor que este domingo posaban juntos frente al altar de la ermita rupestre que a lo largo de todo el día permaneció abierta para acoger primeramente la ceremonia religiosa y posteriormente el encuentro con los turistas. Y las celebraciones en la localidad continuarán en la noche de hoy lunes con más actividades y ofertas gastronómicas, entre ellas la merienda popular de pollo preparado y donado por la comisión de fiestas de la Gran Paella Ollerense.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos