La oferta de Palbús conlleva la pérdida del 50% de las prestaciones de los trabajadores

Autobús en la plaza de León. /Antonio Quintero
Autobús en la plaza de León. / Antonio Quintero

Los 40 empleados, que se rigen por un convenio propio, podrían perder cerca de 400 euros al mes si se les aplica el acuerdo sectorial

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

La indignación entre los trabajadores de Palbús es absoluta. La última oferta planteada por la empresa en la mesa de negociación ha sido totalmente rechazada por la asamblea, a pesar de la dirección de la concesionaria del transporte urbano haya intentado introducir un margen de mejora sobre la rebaja en salarios y prestaciones sociales y laborales que supone el cambio de convenio.

La plantilla de Palbús se rige desde hace décadas por un convenio propio, que mejora sustancialmente el que se aplica de forma general en el sector del transporte de viajeros en la provincia, en aquellas empresas que no dispone de acuerdo laboral propio.

Palbús, ante las pérdidas que ha acumulado desde que se hizo cargo del contrato del servicio de transporte urbano de la capital palentina, ha decidido que quiere paliar la grave situación económica que atraviesa, con un recorte de las condiciones laborales que tienen sus trabajadores. Para ello, ha planteado la aplicación del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, con el fin de modificar de forma sustancial las condiciones de trabajo y descolgarse del convenio colectivo, que expiró hace dos años y se viene prorrogando desde entonces, para acogerse al muy inferior convenio sectorial.

La aplicación del acuerdo que rige en el sector conlleva, según los cálculos elaborados por la propia empresa, una pérdida del 65% de las ventajas laborales que ahora tienen los trabajadores de Palbús debido a la aplicación de su convenio.

No solo se trata de una importante reducción salarial, sino de la desaparición de numerosos complementos que ahora disponen y la pérdida de ventajas profesionales, como la aplicación de la antigüedad, un derecho que, sin embargo, no se recoge en el convenio sectorial.

También supone pasar de unas 1.750 horas de trabajo a 1.800. En cambio las pocas ventajas que puede tener el convenio de transporte de viajeros provincial, como las dietas por desplazamiento de la ciudad o nocturnidad no les podrían ser aplicadas a los empleados del servicio de transporte urbano en la capital.

Tras el anuncio de huelga indefinida, que comenzará mañana 8 de mayo, la empresa ofreció el pasado viernes una oferta que intenta paliar pérdidas económicas tan importantes, ofreciendo mejorar a los cuarenta trabajadores subrogados de la anterior concesionaria una mejora del 13% en el salario sobre el convenio sectorial. La plantilla ha rechazado de forma contundente esta contraoferta, puesto que supone realmente una pérdida de en torno al 50% de las ventajas económicas y de condiciones de trabajo que se tienen hasta estos momentos.

Los representantes de los empleados, por su parte, han negado a la empresa la posibilidad de que aplique el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores durante las negociaciones y han insistido en que legalmente están amparados por un convenio propio, dado que asumir la concesión de este servicio municipal conlleva asumir también a la totalidad de la plantilla, con sus condiciones laborales. Los trabajadores, que iniciaron la negociación con un planteamiento de subida salarial, han querido acercar posturas, presentando una contraoferta de congelación de los sueldos un año más, dado que ya están congelados desde el año 2012.

Asimismo, han demandado a la empresa que facilite toda la documentación económica relativa al contrato, con el fin de poder estudiar las graves pérdidas que, según la dirección de Palbús, se vienen arrastrando desde el inicio de la concesión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos