Obra de arte bajo el tórrido en Carrión de los Condes

Vecinos de Carrión de los Condes preparan la alfombra floral para que pase la procesión./César Ceinos
Vecinos de Carrión de los Condes preparan la alfombra floral para que pase la procesión. / César Ceinos

Las altas temperaturas y la belleza de la gran alfombra floral protagonizan la procesión del Corpus Christi

CÉSAR CEINOSCarrión de los Condes

El Corpus Christi de Carrión de los Condes, aunque se celebró en domingo, relució más que el sol, y eso que el astro rey se aplicó duro para que no lo superaran. La bella y característica alfombra brilló de nuevo y ni las altas temperaturas eclipsaron el gran trabajo que llevaron a cabo un grupo de vecinos capitaneados por los residentes en las calles por las que desfiló la procesión.

Fotos

Los carrioneses y visitantes miraron con buenos ojos la obra de arte que protagonizó la conmemoración del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo en la localidad. Todos los detalles del tapiz quedaron grabados en las tarjetas de memoria de las cámaras de fotos y de los teléfonos móviles de los asistentes, que a buen seguro, si la jornada se hubiera desarrollado en 1999 –por poner un ejemplo–, hubieran gastado cada uno dos o tres de los viejos carretes. Se tiraron infinidad de instantáneas. Algunos de los forasteros, además, hicieron bastantes kilómetros para disfrutar de esta festividad, que fue catalogada de interés turístico regional en 2008. Llegaron autobuses llenos de curiosos desde la vecina Cantabria y e incluso algún turista desde Navarra. El viaje, a su juicio, mereció la pena.

También quedaron satisfechos los creadores de la alfombra, los cuales, después de llenar el último espacio que les correspondía con hierba, serrín tintado, flores o harina, se ducharon y fueron a mirar cómo decoraron el resto de zonas. Al igual que en años precedentes, todo el recorrido del pasacalles, llamado también la carrera del Corpus, estuvo decorado, salvo una parte entre la calle Obispo Álvarez de Voz Mediano y la avenida del Historiador Ramírez de Helguera. Aproximadamente, según Google Maps, la distancia adornada fue de un kilómetro.

Durante la mañana, el mercurio se elevó hasta superar los 30 grados. De igual manera aumentó el número de personas subidas a las aceras, algunas de ellas muy estrechas; de ahí que desde hace bastantes años se señalice el recorrido con flechas, aconsejando a los caminantes usar la zona de la derecha, como si condujeran un coche. Ni el inicio de la misa en la iglesia de San Andrés, que tuvo lugar a mediodía, frenó el flujo de gente, ya que sabían que cuando acabara la eucaristía, comenzaba el inicio del fin de la alfombra. El tiempo escaseaba y había mucho que mirar.

Las campanas del templo situado junto al antiguo colegio público anunciaron el inicio de la marcha. La primera persona que pisó el tapiz fue el portador de la cruz procesional, que se encargó de poner el ritmo al desfile. A continuación, salieron los músicos de la banda de cornetas y tambores Santísima Trinidad de Palencia, y tras ellos, los estandartes y pendones de las cofradías, hermandades y asociaciones religiosas de la localidad por orden de antigüedad.

Fotos

Vídeos