«No es normal que haya tantas diferencias entre Palencia y otras ciudades cercanas»

Domiciano Curiel, en su tienda Zuchi, en Becerro de Bengoa./. Quintero
Domiciano Curiel, en su tienda Zuchi, en Becerro de Bengoa. / . Quintero

Domiciano Curiel, representante se ATA en Palencia, analiza el descenso de trabajadores por cuenta propia

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Máximo representante de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en Palencia y secretario regional, Domiciano Curiel, pequeño empresario del sector textil, reconoce su preocupación por el hecho de que Palencia no consiga mantener los datos de crecimiento en el ámbito de los autónomos de otras provincias muy cercanas. En esta entrevista analiza el descenso de 200 trabajadores por cuenta propia que cerraron el año pasados su negocio. De ellos, solo 15 eran mujeres y el resto, hombres.

MÁS INFORMACIÓN:

–¿Cómo puede definirse un autónomo?

–Es el perfil de lo que ahora llamamos emprendedores. Es alguien que tiene una idea para su propio negocio y necesita arriesgarse, y le pone mucha ilusión. Pero claro no todos los que tienen una idea se convierten al final en autónomos, porque lo importante es que haya un buen plan de viabilidad. Ahora, dentro de un convenio que tenemos con el Ayuntamiento, en la Agencia de Desarrollo, con asesores de ATA estamos viendo muchos proyectos y muchos se están echando para atrás, porque no tienen viabilidad ninguna... Porque además, un autónomo tiene que tener mucha capacidad de sufrimiento.

–¿Hay un momento en que se deja de ser autónomo para convertirse en empresario?

–Yo creo que eso lo marca el número de trabajadores que se tenga. Cuando a mí, con tres personas trabajando, me dicen que soy empresario, digo no, soy autónomo. A partir de seis, lo que es ya una micropyme, o a partir de cinco, es cuando ya te puedes considerar empresario, lo que es una micropyme.

–¿Sigue existiendo esa leyenda negra que dice que el autónomo no puede ponerse de baja ni casi coger vacaciones?

–No, ya no es así. Es verdad que si tienes un catarro, te aguantas, pero más que nada por necesidad del trabajo y de los compromisos que tienes, de horarios, de clientes. Aunque también es verdad que esto mismo lo hacen muchos trabajadores por cuenta ajena, que tienen una gripe y la pasan trabajando. Esto se dice porque antes no había prestaciones como ahora. Antes, el autónomo no empezaba a cobrar por una baja hasta el decimosexto día y eso era un lujo que el autónomo no se podía permitir. Ahora es al tercer día cuando se empieza a cobrar la prestación de baja.

–En los últimos años parece haber cambiado mucho la situación laboral de los autónomos...

–Mucho, el marco legal ha mejorado mucho y, en parte, gracias a las presiones de asociaciones como ATA, que han reivindicado mucho. Antes era impensable que un autónomo tuviera una prestación por desempleo. Pues ahora la tiene. No es mucho, de acuerdo, son seis meses, cierto, pero se ha conseguido algo. Se han alcanzado ventajas en cuestiones como el relevo generacional, que puedes seguir trabajando a partir de los 65 años y cobrar la jubilación si mete a alguien en tu establecimiento... Todas estas cositas son mejoras que hacen la vida un poco más fácil al autónomo.

–También hay nuevas ventajas para los que se atreven a dar ese paso del emprendimiento.

–Sí, la verdad es que el establecimiento de la tarifa plana de 50 euros, antes solo era para seis meses, aunque ahora es para un año, ha sido muy positivo. A doce meses, ya tienes que saber si esta idea que estás desarrollando, si tu proyecto empieza a ser viable o no. Seis meses pueden quedarse un poco espacio, pero en doce tienes que saberlo ya y es un alivio para empezar a trabajar.

–¿Cómo está el panorama del sector de los autónomos en Palencia?

–Pues ahí están las cifras. Desgraciadamente, en Castilla y León volvemos a estar a la cola. Soria es la que más ha perdido, Valladolid y Palencia. Palencia está en los niveles de Teruel y de Orense, pues es un panorama preocupante. Yo creo que en Palencia es necesario un estudio que analice por qué los autónomos no siguen el comportamiento de otras ciudades limítrofes. No creo que haya una gran diferencia en la forma de ser con respecto a Burgos. No está claro, quizá porque tenemos empresas muy grandes, pero eso no explica por qué perdemos población. Y, además, no creo que pueda servir para esta ciudad cualquier proyecto. Había que hacer unos estudios muy dirigidos a ver qué rama o qué actividad puede interesar. Y parece que todo el ámbito sanitario está interesando.

–Doscientos autónomos menos en un año son muchos...

–Son muchos, y, además, nos ha tocado en la línea de flotación, que son los sectores de agricultura, hostelería y comercio, que es lo que tiene Palencia. Un estudio de hace unos años nos decía que el 50% de los autónomos son superaba los tres años, y como seguimos en esta crisis, que a Palencia llegó un poco más tardes, y tampoco hay un gran repunte en el consumo, pues muchos de estos nuevos autónomos están contra las cuerdas, y de ahí puede venir el descenso. En el campo, también ha habido una caída importante, ha sido un año muy duro. Si has invertido y te viene un año como este, pues un joven agricultor lo deja y busca otra cosa.

–Lo que al final se traduce en emigración y una mayor despoblación, que vuelve a ser uno de los grandes problemas de Palencia...

–Claro. La gente joven que intenta ponerse en una actividad como la arquitectura, la ingeniería o como abogado si ve que no sale adelante ni con la tarifa plana, pues eso al final se traduce en éxodo a ciudades como Madrid, que es la que está tirando un montón. Eso no quiere decir que la calidad de vida de Madrid sea mejor que la de Palencia, pero la gente se va donde tiene perspectivas de trabajo.

–La media provincia de pérdida de autónomos es muy superior a la nacional e incluso a la regional...

–Sí, es preocupante. Por eso digo que habría que hacer estudios sobre el perfil del autónomo de Palencia. No puede haber tanta diferencia con otras provincias cercanas, como Burgos, que la densidad de población es similar. Valladolid esta vez sí ha bajado, pero otras veces no. No puede haber tanta diferencia con León, que también esta cerca. Somos todas ciudades sin playa, tendremos que copiar a los que están funcionando.

-La caída, a pesar de que hay muchos más hombres autónomos que mujeres, porcentualmente es mucho más acusada entre los varones...

–Sí, parece que las mujeres se están comportando mejor, porque han sabido adaptarse a especialidades, en temas educativos, sanitarios, que están funcionando bien. También hemos visto un poco de recuperación en transporte o construcción. En transporte está claro que es por las ventas ‘on line’, pero ahí debería haber más vigilancia, porque está habiendo mucha economía sumergida, de gente que trabaja sin asegura.

–¿Hay alguna solución para mejorar la situación de los autónomos y frenar la pérdida de puestos de trabajo en este ámbito?

–Hombre, necesitamos más respaldo institucional. Los que llevamos años defendiendo nuestros negocios necesitamos más ayudas. Los cursos que se organizan para mejorar nuestra formación deberían ser demandados por los autónomos, se debería estudiar cuáles son nuestras necesidades reales. Y en cuanto a la autocrítica, es necesario que los autónomos nos dotemos de una mayor formación, especialmente en cuestiones de nuevas tecnologías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos