Méndez de Vigo inaugura en Villalcázar el primer albergue inclusivo del Camino

El ministro Méndez de Vigo, en la inauguración del albergue.
El ministro Méndez de Vigo, en la inauguración del albergue. / Manuel Brágimo

El ministro de Educación y Cultura destaca la «solidaridad» de la ruta jacobea con iniciativas como esta de la Orden de Malta

RICARDO S. RICO PALENCIA

Extraordinaria. Fue el adjetivo que ha empleado este domingo el ministro de Educación, Cultura y Deporte y diputado nacional del PP por Palencia, Íñigo Méndez de Vigo, para calificar la iniciativa de la Orden de Malta de ofrecer en Villalcázar de Sirga el primer albergue inclusivo de peregrinos del Camino de Santiago. «Una de las medidas de las que tenemos que ocuparnos de verdad es permitir que personas que tienen alguna discapacidad puedan disfrutar de la vida y de estas maravillas como todas las demás. Ver que tienen un albergue que está pensado para ellas es una manera de contribuir a eso que es tan importante que es la solidaridad. El Camino de Santiago también es solidaridad», incidió Méndez de Vigo, que recorrió a pie un tramo de diez kilómetros del Camino entre Población de Campos y ese nuevo albergue en Villalcázar de Sirga antes de proceder a la inauguración de las instalaciones.

Galería de fotos

Recorrió el tramo Méndez de Vigo acompañado por el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés Sanagustín; la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro; la presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén; el subdelegado del Gobierno en Palencia, Luis Miguel Cárcel; el alcalde de Villalcázar de Sirga, Moisés Payo Nevares; el presidente de la Orden de Malta en España, Jaime de Churruca y Azlor de Aragón (conde de Villalcázar de Sirga), y el embajador de la Soberana Orden de Malta ante el Reino de España, Jean-Marie Musy. Y junto a ellos, también disfrutaron del recorrido tres peregrinos con movilidad reducida que realizaron el camino con joëlettes (sillas todoterreno con una sola rueda especialmente adaptadas); el director general de Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Borja Fanjul (que lo recorrió en una silla de ruedas eléctrica), y un nutrido grupo de voluntarios de la Orden de Malta venidos de Navarra, Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León o la Comunidad de Madrid.

«Soy diputado nacional por Palencia y he aprendido a querer esta tierra y a ver lo mucho que necesitamos el Camino de Santiago, que une cultural y religiosamente no solo a los españoles sino a tantos peregrinos que vienen todos los años. En el último año jacobeo en 2010 fueron millones de personas las que vinieron a conocer España y a impregnarse de nuestra cultura. He hecho el Camino de Santiago muchísimas veces y es una maravilla, una experiencia única en la que cada uno encuentra razones espirituales, religiosas o lúdicas, pero donde se aprecia el estar con uno mismo. Es una experiencia que recomiendo a todo el mundo», señaló Méndez de Vigo, que subrayó como en 2010, en el último año jacobeo, se contabilizaron unos siete millones de peregrinos.

«Primero eran españoles, luego europeos y ahora cada vez más vienen de países asiáticos y de Australia. Les animo a que lo hagan porque cuando uno hace el Camino, sale transformado. Es una manera de encontrarse con uno mismo y con otra gente, en el Camino se hacen amistades y compañerismo», agregó el ministro de Educación, Cultura y Deporte, antes de ponderar las bondades turísticas de Palencia, su Románico «extraordinario», el Canal de Castilla y sus magníficas iglesias en todos los pueblos.

80 millones de turistas

«También eso forma parte del Camino. España es un gran país, y los grandes países se caracterizan también por su riqueza cultural, tenemos que enseñársela a todo el mundo. España es un país donde viene mucha gente todos los años y nadie les obliga a venir, los turistas vienen por la simpatía de los españoles, por el clima, las playas, la gastronomía y la cultura, y cada vez más. El año pasado batimos un récord, 75 millones de turistas, y este año llevamos camino de batirlo de nuevo, pues vamos a estar en torno a los 80 millones. Un elemento distintivo de la marca España tiene que ser cada vez más nuestro riquísimo patrimonio cultural», apuntó Méndez de Vigo antes de inaugurar el albergue inclusivo de Villalcázar.

Las instalaciones acondicionadas por la Orden de Malta tienen capacidad para treinta peregrinos y cuatro hospitaleros, y puede alojar a cinco personas con discapacidad motora (dispone de diez camas en literas en la planta baja sin barreras para su acceso, cinco para los usuarios y otras cinco, para sus ayudantes).

La remodelación del albergue, que ya comenzó su actividad el pasado 2 de junio, se ha podido llevar a cabo gracias a la colaboración de la Diputación de Palencia, que ha subvencionado con 13.700 euros la realización de las actuaciones de mejora, y a la cesión de dicho albergue del Ayuntamiento de Villalcázar de Sirga a la Orden de Malta en España.

«Nos pareció una gran oportunidad para Palencia poder unir dos intereses que para la Diputación son el Camino de Santiago y ese principio de accesibilidad e igualdad de oportunidades para personas con otras capacidades. En la provincia de Palencia queremos que el principio de accesibilidad de igualdad de oportunidades sea uno de los ejes en todas nuestras iniciativas, y qué mejor que en esta primera red social, como yo defino al Camino de Santiago, por el que entró tanta cultura, dar visibilidad a que las personas con otras capacidades puedan disfrutar en igualdad de un maravilloso itinerario», comentó la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, a quien el presidente de la Orden de Malta en España, Jaime de Churruca y Azlor de Aragón, agradeció la acogida de esta idea.

Ayudar al necesitado

«La Orden de Malta tiene más de 900 años de historia tratando de ayudar al necesitado, y esta es otra manera de ayudar a aquel que lo necesita. Este proyecto tomó como base el albergue que existía, se ha habilitado la parte de abajo para que tengan acceso las personas que no podían disfrutar de ello. Tenemos un albergue a comienzo del Camino, en Cizur Menor (Pamplona) y un puesto de socorro en el claustro de la Catedral de Santiago, para nosotros esto es un eslabón en el centro del Camino y el principio de la potenciación de lo que en el futuro queremos que sea una cadena con muchos eslabones a lo largo del mismo», señaló Jaime de Churruca y Azlor de Aragón.

Fotos

Vídeos