Medio centenar de personas arropan la tradición de la matanza en Castromocho

Participantes en la matanza de Castromocho celebrada este sábado. / A. Quintero

El alcalde destaca que se busca el doble objetivo de mantener vivas las costumbres rurales y generar un buen clima de convivencia en el pueblo

EL NORTEPalencia

Si existe una tradición en los pueblos estrechamente vinculada al invierno es la matanza del cerdo, un trabajo que reuniría a familiares, vecinos y amigos en los hogares para aprovechar todo lo rico que da este animal y llenar la despensa. Muchos pueblos mantienen esta costumbre año tras año, aunque ya convertida en atractivo popular en el que participan todos los vecinos.

Es el caso de la fiesta celebrada este sábado en Castromocho, que reunió a medio centenar de personas. «No pudo haber muchas más porque el mal tiempo obligó a las personas mayores a quedarse en casa y echó para atrás a otros que quisieran acudir», indica el alcalde, Florencio Caballero.

Más información

Durante la matanza del animal, en un corral y a buen recaudo del frío, se degustaron orujo y pastas, como manda la tradición, y una vez concluido el trabajo, compartieron una comida de hermandad en el bar del pueblo. «Se han repartido torreznos, bollos, pastas, mistela y orujo. Se ha creado un ambiente muy bueno», destacó.

Según explica el alcalde, el objetivo es doble, por un lado mantener vivas las tradiciones rurales y, por otro, crear un ambiente de hermandad y convivencia como el que reunía a vecinos, familias y amigos en las antiguas matanzas. «Este objetivo pesa especialmente, porque cuando todos nos reunimos y luego compartimos comida se liman asperezas, se crea un buen ambiente de compartir y eso en la vida del pueblo es una cuestión importante», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos