Julio Villarrubia demanda a la profesora que suspendió a su hija por intromisión al honor personal y familiar

Julio Villarrubia y su abogado, el exministro de Justicia Francisco Caamaño, antes del juicio. /Antonio Quintero
Julio Villarrubia y su abogado, el exministro de Justicia Francisco Caamaño, antes del juicio. / Antonio Quintero

El exsecretario regional del PSOE y exdiputado nacional le pide 40.000 euros de indemnización, que donará a fines benéficos si el fallo es favorable

R. S. R. Palencia

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 6 de Palencia ha acogido este miércoles la vista oral contra R. F. Z., profesora del instituto Jorge Manrique de Palencia para quien el exsecretario regional del PSOE y exdiputado nacional Julio Villarrubia solicita una indemnización de 40.000 euros (cantidad que, en caso de resolución judicial favorable, donará a fines benéficos) por intromisión al derecho al honor familiar y personal. Julio Villarrubia ha presentado la demanda civil contra la docente como padre de la alumna a la que suspendió en la asignatura de Matemáticas en la convocatoria extraordinaria de septiembre de 2016 y que mostró su disconformidad con la resolución favorable de la Junta de Castilla y León al recurso de alzada presentado por el exsecretario regional del PSOE y exdiputado nacional contra ese suspenso, llegando R. F. Z. a denunciar en un diario digital que había habido prevaricación, coacciones y tráfico de influencias en el proceso administrativo, dada la condición de persona mediática del propio Julio Villarrubia por su larga trayectoria política.

Más información

En la vista oral, R. F. Z. ha afirmado que valoró objetivamente la prueba de la alumna y que Julio Villarrubia se presentó con su hija en el despacho del director del centro, «que no es el lugar habitual para la revisión de un examen», pidiendo que se volviesen a corregir todas las notas del curso académico, que aseguró que la joven estaba enferma cuando hizo el examen de septiembre y que iba a aprobar seguro la Selectividad. «Yo insistí en que no cambiaba la nota y me sentí coaccionada y presionada, pero ratifiqué el 2 de la nota. Luego hubo una revisión del departamento de Matemáticas, que éramos nueve miembros, se volvió a corregir el examen y se mantuvo la nota», ha agregado la docente, que en su día presentó una denuncia ante la Fiscalía para que se abriesen diligencias por la resolución favorable por parte de la Junta del recurso de alzada planteado por Julio Villarrubia, diligencias que fueron después archivadas al considerar el Ministerio Público que el procedimiento se ajustó a derecho.

«Cuando se archivó la denuncia, yo no hablé con ningún medio de comunicación, ni tampoco cuando no hubo conciliación tras la demanda de Julio Villarrubia en la que se me pedían 65.000 euros por daños morales, ni tampoco me puse en contacto con ningún representante de grupos políticos en las Cortes de Castilla y León para que hiciesen preguntas al respecto», ha agregado R. F. Z., que ha insistido en que fue siempre el periodista de ese diario digital «el que se puso en contacto conmigo» y que accedió a la entrevista porque las razones por las que se había estimado el recurso de alzada «no se habían hecho públicas». «El profesorado está relegado, tenemos derecho a conocer las resoluciones y yo no supe del expediente hasta este juicio», ha afirmado la docente, que ha insistido en que «defendí unos derechos que los docentes tenemos, y también los que tienen los alumnos al ser evaluados». «Sí hice públicas las notas de la alumna, pero porque no consideré que fuese algo tan secreto ni conocido, cualquier padre puede ver la nota final», ha añadido R. F. Z., que ha cuestionado también por qué Julio Villarrubia no reclamó la revisión del curso en el mes de junio. Preguntada por el letrado Francisco Caamaño Domínguez, exministro de Justicia entre 2009 y 2011 y que ejerce la acusación particular, por su mala relación con el director del centro, R. F. Z. ha concluido que se le ha abierto expediente disciplinario por falta grave «porque dije ¡¡jaaa!!! cuando el director comentó que estaba contento».

Por su parte, Julio Villarrubia, ha declarado que acudió al despacho del director del centro «solo para comentar el problema». «Mi hija estaba enferma y preparó mal el examen, yo solicité que si se podían revisar las notas de todo el curso, no reclamé nada de la nota de septiembre», ha agregado Julio Villarrubia, que ha insistido en que no acudió al centro en junio para pedir la revisión «por el escándalo que la profesora montó con una compañera de mi hija, que acudió con su madre y amenazó con suspenderla si hacía alguna reclamación». «Mi mujer y mi hija no se atrevieron a hacerlo por eso», ha apostillado Julio Villarrubia, que ha incidido en que presentó el recurso de alzada porque estaba detectando que se estaba cometiendo «una injusticia con mi hija, que no tenía que haber hecho el examen en septiembre porque tenía que haber aprobado en junio». La hija del exsecretario regional del PSOE y exdiputado nacional se examinó de la Selectividad de forma 'encriptada', condicionada a la resolución del recurso, antes de incorporarse a la Universidad en la titulación de Dirección y Administración de Empresas de la Universidad de Valladolid.

Villarrubia ha asegurado que sintió «indignación y rabia» cuando salió la noticia en el diario digital, que después recogieron otros medios de comunicación, al verse inmerso «en un montaje de escándalo de corrupción por mi trayectoria política». «Yo intenté que la noticia no fuese a más, aunque ya se había cometido parte de un daño que nunca se va a corregir. Esto es Palencia y aquí nos conocemos todos, y ha sido un calvario lo que he hemos vivido mi familia y yo. En treinta años de cargos públicos nunca he tenido una denuncia, y cuando fui a pedir la revisión ya había dejado la política», ha afirmado Julio Villarrubia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos