San Isidro de Dueñas se incorpora a la Muestra de Dulces Conventuales

El obispo, Manuel Herrero, entre María Jesús Gil y Adolfo del Valle. /El Norte
El obispo, Manuel Herrero, entre María Jesús Gil y Adolfo del Valle. / El Norte

Dulzura en Clausura se celebrará entre el viernes 8 y el domingo 10 en el vestíbulo del Seminario Mayor

Fernando Caballero
FERNANDO CABALLEROPalencia

El éxito de la primera edición de la Muestra de Dulces Conventuales ha facilitado la organización de la segunda, que se celebrará este fin de semana, entre el viernes 8 y el domingo día 10. Siete conventos de clausura ofrecerán sus productos. Este año, dos de los participantes del año pasado, las religiosas cistercienses de San Andrés de Arroyo y las clarisas de Aguilar de Campoo, no estarán presentes, pero se incorporan los monjes cistercienses de San Isidro de Dueñas, el único monasterio masculino de vida contemplativa que hay en la Diócesis. Los conventos femeninos que ofrecerán sus dulces son las brígidas del monasterio del Santísimo Salvador y Santa Brígida, de Paredes de Nava; las cistercienses de Nuestra Señora de Alconada, de Ampudia; las clarisas de Astudillo, Calabazanos (Villamuriel de Cerrato) y Carrión de los Condes, y las dominicas del monasterio de Nuestra Señora de la Piedad, de Palencia.

La segunda edición de Dulces en Clausura ha sido presentada por el obispo de Palencia, Manuel Herrero, como un momento para que «la Diócesis y toda la sociedad palentina se den cuenta de la presencia de los religiosos y religiosas de vida contemplativa y que se valore lo que son y lo que hacen, no tanto por lo material, sino por lo espiritual». «Estos conventos de vida contemplativa representan que las monjas y los monjes están ahí por Dios, que nos están hablando de que no solo de pan vive el hombre, sino también de la palabra y de la trascendencia», agregó el prelado palentino.

También esta muestra es una oportunidad de «corresponder a los conventos por esa oración y entrega por todos los palentinos y los hombres, es un gesto de gratitud», según monseñor Herrero. Una iniciativa como esta tiene otro sentido, según el obispo, que es «mostrar que la Iglesia, formada por diversos carismas, nos comprometemos, y es el camino que tiene que seguir la sociedad».

La rueda de prensa celebrada este martes en el Obispado para anunciar la muestra sirvió para presentar al nuevo delegado diocesano para la vida contemplativa, el padre Adolfo del Valle, misionero del Verbo Divino, orden que tiene una casa de ejercicios espirituales en Dueñas. Arrancó su intervención agradeciendo al obispo que le haya dado la oportunidad de ser la conexión entre él y las religiosas y religiosos de vida contemplativa de la Diócesis. «Llevo tres meses como delegado y ya he conocido una nueva manera de ser de la Iglesia», aseguró. Del Valle señaló que «detrás del carácter comercial de la actividad de estas monjas y monjes está la fe, la creencia en Dios».

En representación de los conventos que participan en la muestra, intervino sor María Jesús Gil, dominica del convento de la Piedad de Palencia, que recordó que el éxito del primer año de esta iniciativa fue «el contacto que nos permitió tener con los palentinos, que pusieron mucho interés en nuestro trabajo». También resaltó «la oportunidad que tuvimos de convivir con hermanas de otros conventos. «Vivimos en casas autónomas con pocas ocasiones de convivir», resaltó.

María Jesús Gil alabó esta muestra porque «permite dar a conocer la vida monástica de la Diócesis, que ocupa nuestro mayor tiempo y espacio», aunque puntualizó que el trabajo en la elaboración de estos dulces es una forma de subsistencia de los conventos.

Por último la religiosa dominica destacó la calidad de los productos que se elaboran en los conventos por la elaboración manual y artesano con la que trabajan y por la exclusión de conservantes, colorantes o aditivos químicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos