Dos investigados declaran por una presunta ronda de jabalíes en Fuentes Carrionas

Juzgados de Cervera. /Nuria Estalayo
Juzgados de Cervera. / Nuria Estalayo

El Pacma les acusa de participar en una partida de caza con perros de gran tamaño y fuerza en la zona de Hontanillas del parque natural

R. S. RICOPalencia

Dos hombres han declarado este lunes en calidad de investigados dentro de las diligencias abiertas en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Cervera de Pisuerga por presunta caza furtiva en el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina, en las que el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) se ha personado como acusación particular. Un miembro del Fondo para la Conservación de los Animales Salvajes (Fapas) que asegura haber identificado a esos dos hombres declaró ayer como testigo, y también lo hicieron varios celadores de la Junta de Castilla y León que inspeccionaron el escenario de los hechos con posterioridad a la caza.

Los hechos ocurrieron el 6 de diciembre de 2017 en Hontanillas, perteneciente a la junta vecinal de Casavegas, que depende del municipio de La Pernía, cuando, según denuncia el Pacma, dos hombres fueron identificados por un miembro del Fondo para la Conservación de los Animales Salvajes (Fapas) en una partida de caza ilegal de jabalíes con la práctica denominada 'ronda' –con perros de gran tamaño y fuerza que se utilizan para atacar y herir al animal, que es rematado después con un arma blanca–.

El Pacma, que incide en que su personación en las diligencias obedece también a su interés por conocer cuáles son los mecanismos de control en la zona, asegura que emprenderá acciones legales contra responsables de la administración por inactividad, después de que en diciembre de 2017 se notificaran los hechos al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Palencia, a la directora de la reserva regional de caza de Fuentes Carrionas, Esperanza García Corvo, y al director del Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina, Pablo Zuazúa, y no haya habido actuaciones al respecto.

El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) y el Fondo para la Conservación de los Animales Salvajes (Fapas), en un comunicado, han denunciado hechos como «un lobo de ocho meses acribillado a tiros; grupos organizados de furtivos que cazan con perros capaces de matar a jabalíes y osos jóvenes; batidas sin tregua ni control contra todo lo que se mueve; omisión absoluta de los convenios y directivas internacionales, y dejadez de la administración» en el parque natural.

Fapas asegura que ha corroborado la presencia de caza ilegal y descontrolada, con perros de gran fuerza, en este parque. «Los cazadores ilegales amenazan la vida de lobos, jabalíes y del resto de la fauna salvaje. Incluso, se teme por la vida de osos pardos jóvenes que habitan en la zona», afirma. Pacma se une a esta denuncia pública «contra el absoluto descontrol por parte de la administración para evitar, perseguir y sancionar estas actividades ilegales que permiten que la caza furtiva sea el día a día en los parques naturales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos