Humo, alarmas y un rescate en el Ayuntamiento de Palencia

Los bomberos evacúan al supuesto herido en el simulacro de incendio./Antonio Quintero
Los bomberos evacúan al supuesto herido en el simulacro de incendio. / Antonio Quintero

Los bomberos realizan un simulacro de incendio en las oficinas municipales de la Calle Mayor, en el marco la Semana de la Prención de Incendios

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

El humo comenzó rápidamente a inundar las oficinas del Ayuntamiento del edificio de las Agustinas Canónigas. Dos policías locales se movían inquietos por el patio central y pedían amablemente a los ciudadanos que se acercaban para cumplimentar algún trámite administrativo que regresasen un poco más tarde. La humareda crecía, por lo que el jefe de emergencias del edificio, uno de los policías destinados en las dependencias municipales, empezó también a pedir a los funcionarios y empleados del Ayuntamiento que fueran desalojando el edificio y se concentrase en un punto de la Calle Mayor, alejado unos metros de las dependencias municipales.

Fotos

Pronto los responsables de seguridad de cada planta, comenzaron también a pedir a sus compañeros que fueran abandonando ordenandeamente el edifcio por las escaleras, hasta que quedó completamente vacío.

Patio interior del edificio administrativo tomado por el humo.
Patio interior del edificio administrativo tomado por el humo. / Antonio Quintero

Ya quedaban muy pocos (apenas algunos) trabajadores en el interior y el humo ya colapsaba completamente el edificio cuando comenzaron a sonar las alarmas antiincendios. Era demasiado tarde y tuvieron que accionarse de forma manual, puesto que los detectores no cumplieron su misión de forma adecuada.

Con todos los trabajadores y ciudadanos ya en la calle, no tardó en hacer aparición una dotación de bomberos del parque de Palencia. Inmediatamente procedieron a entrar al edificio con las mangueras para buscar el foco de las llamas.

Entonces, se dio la voz de alarma, la responsable de seguridad de la segunda planta informaba al jefe de emergencias del edificio de la ausencia de uno de los trabajadores e indicaba cuál era su lugar de trabajo. Alertado de inmediato el cabo al mando de la dotación de bomberos, los miembros del servicio de extinción de inciendios se adentraban en el inmueble para tratar de encontrar al desaparecido.

Pronto daban con él, desmayado en una de las oficinas de la segunda planta y procedían a su inmediato rescate, portando entre varios bomberos el cuerpo escaleras abajo.

Otros localizaban el lugar del incendio y proceían a su extinción, mientras en la calle, se ofrecían los primeros auxilios al herido.

Minutos después, el jefe del parque, Miguel Ángel Extremo, daba por concluido el ejercicio de evacuación del edificio municipal y, una vez ventilado el inmueble, se permitía a los trabajadores del Ayuntamiento continuar con su labor diaria.

El herido era tan solo un maniquí que los propios bomberos habían colocado anteriormente en las oficinas municipales, y que dio, por otra parte, mucho juego para las bromas entre los funcionarios sobre el departamento al que pertenecía.

Y aunque el simulacro se pudo desarrollar con total normalidad y dentro de un tiempo prudencial, el jefe de los bomberos no se mostraba satisfecho, puesto que la operación, que muchos de los trabajadores municipales se habían tomado como un simple juego sin importancia, había permitido encontrar algunas deficiencias importantes en los mecanismos de seguridad del Ayuntamiento, así como en los protocolos de actuación en caso de incendio.

Miguel Ángel Extremo ha explicado que la central de emergencias del edificio de Agustinas Canónigas debe ser revisada, puesto que los timbres de las alarmas no han comenzado a sonar a pesar de que estaba activada. Y han tenido que ser disparadas de forma manual.

Asimismo, ha indicado que se han incumplido algunas normas básicas de sguridad durante un incendio, como el uso de los ascensores o la ausencia del cierre de algunas puertas, lo que ha provocado que el humo haya llenado por completo la caja de la única escalera que permite acceder a las plantas superiores.

El ejercicio se enmarca en las actividades de la Semana de la Prevención de Incendios, en la que participa el Ayuntamiento de Palencia.

Fotos

Vídeos