Herrera de Pisuerga se rinde a la patata del Boedo-Ojeda

Colas para recoger un guiso de patata./Nuria Estalayo
Colas para recoger un guiso de patata. / Nuria Estalayo

La feria de exaltación del tradicional tubérculo reparte más de mil raciones de un guiso con bacalao, en una jornada multitudinaria

Palencia

Una soleada y concurrida feria se ha vivido en Herrera de Pisuerga. Muchos visitantes se han acercado hasta la localidad para disfrutar de diferentes formas del producto estrella de la fiesta, la patata de la Mancomunidad del Boedo-Ojeda, formada por 17 municipios del entorno. Todos ellos participaron para que la celebración en torno a este tubérculo fuera un éxito. Más de 1.000 raciones de patatas con bacalao repartieron las Amas de Casa de Herrera que los comensales, después de haber esperado en una larga cola, degustaron con gran deleite. La fiesta que contó con Marisa Cabello como pregonera, y esta edición de la feria de la patata quiso rendir además un homenaje a las mujeres de la comarca que tanta dedicación han dedicado a la patata y a su cultivo. En nombre de todas, recibió un reconocimiento la sembradora más veterana Natividad Bravo Arroyo de Moarves de Ojeda.

Fotos

Hasta Herrera se acercaron tres autobuses, uno llegado desde Santander y tripulado por la Casa de Palencia de esta ciudad y otros dos desde la capital palentina. Además, muchos vecinos de la comarca fueron los que tampoco se quisieron perder esta deliciosa festividad que cuenta con la colaboración de la Diputación de Palencia. La jornada contó, asimismo, con la presencia de los diputados provinciales Gonzalo Pérez y Urbano Alonso que estuvieron acompañados por el alcalde de Herrera, Javier San Millán, además de otros alcaldes de los municipios colindantes.

No faltó tampoco, el presidente de la mancomunidad organizadora del evento, Carmelo Hernando, quien destacó el numeroso público que el buen tiempo había congregado en la localidad herrerense. «Además de los autobuses, viene mucha gente de los alrededores, para muchos es una fecha que tienen marcada en su calendario personal para no faltar», señaló Hernando. En cuanto a la producción de patatas de este año, reconoció que se ha visto afectada por la escasez de lluvias y las prohibiciones de riego, y que las 200 hectáreas que se cultivan en estas tierras han visto reducida su producción entre el 5% y el 10% por hectárea.

Sobre el precio de la patata, señaló que se encuentra casi a la mitad respecto al 2016 durante el cual llegó a alcanzar un valor de casi 35 céntimos el kilogramo y este año se queda alrededor de los 15 céntimos. No obstante, el presidente del Boedo-Ojeda aseguró que a pesar de la fluctuación de los precios es un producto rentable. «Se trata de un producto muy nuestro y muy bueno», subrayó, añadiendo que «la patata de esta comarca es muy rica, de gran calidad y con muchos componentes alimenticios que otras no tienen». Por esta misma razón, los productores pidieron al público congregado ayer que no olviden mirar el lugar de origen cuando compren las patatas y sabrán cuando opten por las de Boedo-Ojeda que están llevando un producto de calidad a su casa.

Entre las variedades que se siembran en esta zona destacan: la agria, aconsejable para frito y la cocción; la baraka, buena para el horno y para la conservación; la dessiré, ideal para freír; y la red Pontiac, excelente para la cocina, ya que no se deshace y se mantiene entera. Con estos y otros ricos ingredientes fueron preparados los diversos platos que participaron en los concursos del día y se repartieron entre los vecinos y turistas.

La feria ha contado con 17 puestos llenos, entre otros productos, de dulces, ajos, pan, aguardiente, sidra, quesos, embutidos, cerveza, miel y orujos; y cuatro de ellos han sido instalados por diferentes grupos para cocinar y compartir sus guisos. Del Centro de Iniciativas Turísticas, de la Asociación de Bolos (ambos de Herrera), de Olea de Boedo y de la localidad cántabra de Camargo han salido los cocineros y concursantes.

El jurado de estos concursos formado por Sari Medina de la Casa de Palencia santanderina, Alberto Suarez y Gerardo Torres, director gastronómico y propietario del Gran Hotel Palacio de las Salinas de Medina del Campo, destacó el buen hacer de los concursantes. “Todos los platos han estado a gran altura, se nota que están elaborado con mucho cariño y con gusto, además de cuidar las presentaciones”, recalcó Suarez.

Muchas han sido las combinaciones para conquistar al jurado: patatas de la abuela con chorizo ahumado, huevo duro, verduras y mucho tomate, chipirones o albóndigas rellenos de patata; tortilla de patatas con chorizo y crema de boletus; patatas con calamar o empanada de patata con pimientos y anchoa. Pero ha sido la sencilla tortilla de patata con cebolla elaborada por Ana María Barrero, la elegida como ganadora; Abigail Herrero le echó callos y torreznos y quedó segunda pero también ganó al mejor guiso con patatas a lo pobre con callos. Con una receta similar a la vencedora de las tortillas quedó tercera Felicidad Herrero. El segundo y mejor guiso, respectivamente, fue el de Miguel Ángel Blázquez con sus patatas acompañadas de sepia, langostinos y mejillones; y Carmen Rabanal con sus patatas a la importancia con calamares. La patata de mayor tamaño fue la de Mariano Gregori con su ejemplar de 1,650 kilogramos llegado de Cembreno (Villameriel).

Fotos

Vídeos