Palencia se apunta al gimnasio

Los usuarios del Gimnasio Pulsaciones, en la Calle Romanceros, trabajan sus músculos con diferentes mancuernas. / Marta Moras

La llegada del mes de octubre acelera los propósitos de los palentinos de ponerse en forma y perder esos kilitos de más

MARCO ALONSOPalencia

«De hoy no pasa». Esa es la frase más repetida en estas fechas, en las que los excesos del verano suelen asomar por encima del pantalón en forma de flotador para decirnos que ya toca, que hay que bajar esos kilitos de más. Desde empezar una dieta milagro, hasta comprarse toda la ropa fosforita del Decathlon y apuntarse a Corriendo por Palencia, hay muchas formas de ‘soltar lastre’, y una de las más habituales es apuntarse al gimnasio. La cosa parece fácil, pero no lo es tanto. Y es que la capital palentina cuenta con una amplísima oferta de centros deportivos (más de una quincena) y cada uno ofrece unas características distintas que pueden convertir la elección del gimnasio en un galimatías lleno de anglicismos como ‘body pump’, ‘body combat’ o ‘spinning’.

Cuidarse ha sido siempre una necesidad para la salud, pero en los últimos años el culto al cuerpo ha ganado adeptos de la mano de una sociedad en la que cada vez se valora más la apariencia. Fruto de esta circunstancia, los centros deportivos han crecido de forma exponencial en Palencia, donde en los dos últimos años han abierto hasta seis nuevos gimnasios, que multiplican la oferta de una capital en la que los bares están cediendo terreno a los gimnasios como lugar de reunión y socialización.

Son muchos los palentinos que ahora, después del verano y de las fiestas de San Antolín, están pensando en apuntarse a un gimnasio y está tendencia es una constante habitual en los últimos años, tal y como explica Félix de Arriba, el responsable del Zeus, uno de los centros deportivos con más solera de la ciudad. «En los meses de verano, el gimnasio se queda entre el 30 y el 40%, y luego en octubre es cuando solemos estar al 100% de capacidad. Más o menos un 70% de nuestros clientes se apuntan en octubre», explica De Arriba, que señala la falta de constancia como la mayor responsable de que los propósitos de principio de curso queden, en muchos de los casos, en meros intentos. «Orientamos al cliente en la actividad que más le puede convenir y hacemos rutinas de entrenamiento, pero nuestro trabajo sirve de poco si no hay constancia por parte del cliente», añade el responsable del Zeus.

‘Puedes tener resultados o excusas, pero nunca ambos’. Esta frase aparece colgada en las paredes de infinidad de gimnasios, y una de las grandes excusas para no cuidarse es la falta de tiempo, un pretexto que no vale para los clientes del Supera 24 h., un gimnasio que está abierto para sus clientes durante todo el día de forma ininterrumpida. «Lo que buscamos es que el socio no tenga limitaciones de horario. Que tenga acceso al entrenamiento fitness sin ninguna limitación. Con tu llave puedes venir cuando quieras, sea a las 3 de la mañana o a las 3 de la tarde», explica Francisco Fernández desde este nuevo espacio que abrió en mayo y que está ganándose a la clientela gracias a su política. «Las cuotas mensuales rondan los 50 euros. Hay diferentes tipos de promociones, y aprovechamos la sinergía con el centro de La Lanera, ya que siendo socio de nuestro gimnasio se pude acceder también allí», agrega.

El gimnasio ha sido, desde que los griegos clásicos lo pusieron de moda, un centro para ponerse en forma, pero también es un lugar en el que conocer gente y entablar amistades. La marca de suplementos nutricionales Myprotein ha realizado recientemente una encuesta en la que el 41% de las mujeres y el 59% de los hombres admitían ligar en el gimnasio. El estudio destaca que Burgos, Santa Cruz de Tenerife y León son las ciudades en las que un porcentaje mayor de usuarios reconocían ir al gimnasio a algo más que a tonificar sus músculos.

Curiosamente, en ese estudio no se dice nada de Palencia, pero desde el Gimnasio Pulsaciones tienen claro que eso de ligar entre hierros depende más del tipo de centro deportivo que de la ciudad en la que se entrene. «Al final, acabas conociendo gente, pero en principio todos los que vienen a nuestro gimnasio llegan para entrenar», explica Juan Francisco Mozo, uno de los tres socios del Pulsaciones, que cree que el hecho de que el número de usuarios hombres sea mucho mayor al de mujeres dificulta el flirteo. «Hay muy pocos gimnasios en los que haya más chicos que chicas y eso complica las cosas», explica Mozo.

Sea para bajar esos ‘kilitos’ de más, para ligar o por puro postureo, lo que es cierto es que hoy, el primer lunes de octubre, los gimnasios de Palencia recibirán un gran número de nuevos usuarios dispuestos a convertir los propósitos del nuevo curso en realidad. El tiempo pasará y solo unos pocos de los que hoy se apunten entrenarán durante todo el año. Tal vez tenga razón Leo Harlem en su monólogo del Club de la Comedia, ese en el que dice eso de que «con el deporte el único que se quema es el que lo practica, las calorías ni se enteran», pero está claro que no todos piensan lo mismo y los gimnasios de Palencia se preparan para recibir a centenares de palentinos que buscan el milagro antigrasa. A sudar.

Fotos

Vídeos