El fuego declarado en Cantabria ha afectado a Brañosera

Una avioneta, en las tareas de extinción del incendio. / El Norte

Un retén permanece vigilando y refrescando el terreno, que todavía sigue humeante, para evitar que se reproduzca

El incendio que este martes por la noche se produjo en la localidad de La Población de Suso (Campoo de Suso) está ya controlado, aunque los guardas y bomberos siguen en la zona quemada por temor a que se pueda reactivar. Ya no hay llamas, pero el terreno está humeante y muy seco, por lo que un retén está vigilando que no se vuelva a reproducir.

Varias cuadrillas de extinción de incendios, de Cantabria y Castilla León, trabajaron durante toda la jornada del miércoles para apagar las llamas, que afectaron principalmente a zonas de matorral -no hubo peligro para ningún núcleo urbano- y que se extendió a territorio de Palencia.

El incendio se inició en la noche del martes, según lo registrado por el Servicio de Emergencias 112, que recibió el aviso entorno a las 22.00 horas. A la zona acudieron guardas y operarios de seis cuadrillas del Gobierno de Cantabria con tres autobombas, junto a agentes de la Guardia Civil y bomberos del parque de emergencias de Reinosa, que prestaron apoyo con una autobomba nodriza.

El terreno seco y los fuertes vientos registrados en la zona, que alcanzaron casi los 60 kilómetros por hora, complicó el trabajo de los servicios de emergencia.

Fuentes de la Consejería de Medio Rural han confirmado que ya se habían extinguido varios focos en esta misma zona en anteriores días, por lo que considera que se trata de un fuego «claramente» intencionado.

Por eso, desde el Gobierno se ha solicitado la colaboración ciudadana para proporcionar información que pueda ser de interés en la investigación de este incendio forestal.

Los servicios de emergencias han conseguido esta madrugada sofocar el incendio provocado que se declaró en la noche del pasado martes en la Población de Suso, en el municipio de la Hermandad de Campoo de Suso, y que ha afectado a territorio de la provincia de Palencia pues este término es limítrofe con el palentino de Brañosera.

Así lo han informado fuentes del Gobierno de Cantabria, que han precisado que el fuego está sofocado pero no apagado, pues si bien no hay llama activa, la sequedad del terreno facilita su posible reproducción.

Por este motivo permanece en el lugar un retén de guardas y operarios de las cuadrillas de Extinción de Incendios de la Dirección General de Medio Natural con autobombas.

Además, está previsto que a lo largo de la jornada pueda solicitarse la intervención del helicóptero de Protección Civil del Gobierno de Cantabria con el fin de refescar la zona con descargas de agua.

El fuego ha afectado también al territorio de Palencia, donde a estas horas permanece más activo y en cuyas labores de extinción participan operarios de Castilla y León en coordinación con los efectivos de Cantabria. Los accesos a esta zona son más complicado, dificultados por el matorral y las piedras.

De hecho, la cuenta de Twitter no oficial de la Brigada de refuerzo de Lubia (Soria) ha informado de que han salido esta mañana hacia Brañosera para trabajar en el incendio forestal.

El Servicio de Emergencias 112 recibió aviso del fuego sobre las 22.00 horas de anoche. A la zona acudieron guardas y operarios de seis cuadrillas del Gobierno con tres autobombas, junto a agentes de la Guardia Civil y bomberos del parque de emergencias de Reinosa, que prestaron apoyo con una autobomba nodriza.

Durante la jornada del miércoles, se incorporaron al operativo, coordinado por la Dirección General del Medio Natural, el equipo del helicóptero, que efectuó hasta 11 descargas de agua. En total, ancohe se han descargado desde el aire unos 10.000 litros de agua que han servido de apoyo a los profesionales que trabajan en el terreno desde anoche.

Fotos

Vídeos